Home > Columnas > Semana Santa, festividad que nos identifica

Semana Santa, festividad que nos identifica

Poptun

Guatemala se convierte en un pueblo con especial interés turístico en esta época en que se escenifica la pasión, muerte y resurrección de Jesús.  La Semana Santa, es una tradición de las más representativas de nuestro país porque se realiza con mucha devoción religiosa. Los turistas se cautivan por las acostumbradas procesiones que recorren las calles de las diferentes localidades del territorio nacional, los diseños de las andas procesionales cargadas por los fervorosos cucuruchos y las coloridas alfombras elaboradas con aserrín y flores.

La Semana Santa o Semana Mayor, es una conmemoración que nos otorga prestigio internacional como destino turístico religioso. En el 2008, fue declarada por el Gobierno de Guatemala, Patrimonio Cultural Intangible de la Nación, lo cual obtuvo el respaldo del Fondo de las Naciones Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Educación –UNESCO- estimando esa Organización que esta festividad religiosa, le confiere a la población guatemalteca, un sentimiento de “identidad y continuidad”.  

La Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, aprobada en la 32ª reunión de la Organización de las Naciones Unidas, celebrada en París del veintinueve de septiembre al diecisiete de octubre de 2003,  define al Patrimonio Cultural Intangible conocido también como Patrimonio Cultural Inmaterial, a “los usos, representaciones, expresiones, conocimientos y técnicas -junto con los instrumentos, objetos, artefactos y espacios culturales que les son inherentes- que las comunidades, los grupos y en algunos casos los individuos reconozcan como parte integrante de su patrimonio cultural.”

Esa misma Convención establece que  el patrimonio cultural inmaterial se “transmite de generación en generación, y es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana.” 

Con el reconocimiento realizado por la UNESCO en el 2008, se nos encomienda a los guatemaltecos salvaguardar y proteger esta conmemoración para la humanidad, con la finalidad que este patrimonio inmaterial nunca desaparezca.

Sin embargo, en la época actual, el compromiso adquirido en esa oportunidad, se nos ha olvidado.  Los guatemaltecos en lugar de apreciar esta tradición admirada por extraños y velar para que las distintas características propias de ésta remembranza no se disipen y se conserven para que se prolonguen a las nuevas generaciones; nos motivamos más por visitar playas, balnearios y otros lugares turísticos y de diversión.  Con estas acciones no nos empoderamos y juntos atentamos en contra de un icono tradicional que no otorga identidad nacional a nivel internacional.

Esta tradición está en alto riesgo, y en nuestras manos está conservarla para que esta Semana Mayor celebrada al estilo chapín, no desaparezca y conserve siempre ese protagonismo que motivó la declaración de Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/04/09/elegir-para-cambiar/