Home > Columnas > Los retos para alcanzar ciudades sostenibles

Los retos para alcanzar ciudades sostenibles

Pensamiento Crítico

Maurice Srrong, quien fuere el secretario general de la Cumbre de Río en 1992, declaró que “La batalla de la sustentabilidad se ganará o se perderá en la ciudades”. Las grandes ciudades son las responsables de los consumos de recursos y las productoras de desechos más importantes.

Las ciudades son cada vez menos capaces de dar respuesta al crecimiento demográfico y a las demandas que esta genera. Algunos de los síntomas lo constituye la erosión vehicular, la baja calidad y escasez de vivienda, la contaminación (recursos hídricos, ruido, entre otros), la provisión de servicios públicos de forma más limitada y el aumento de los índices de violencia.

Tomando en consideración los problemas que aquejan las ciudades, también es importante destacar que es en estos espacios en donde se toman la mayoría de las decisiones económicas y políticas. Es por eso que la declaración de Srrong iba dirigida a las ciudades.

El objetivo número 11 de desarrollo sostenible se refiere a las ciudades y comunidades sostenibles. En el reporte de dicho objetivo destacan temas como: vivienda y servicios básicos seguros y asequibles; sistemas de transporte seguros y sostenibles; urbanización inclusiva y planificación participativa e integrada; patrimonio cultural y natural; resiliencia a los desastres; reducción del impacto ambiental de las ciudades; zonas verdes y espacios públicos; vínculo entre lo rural y lo urbano; políticas y planes integrados; y apoyo financiero y técnico para tener edificaciones sostenibles y resilientes.

El gran reto, por ende, lo constituye que aquellos llamados a tomar las decisiones económicas y políticas se hagan un replanteamiento del modelo actual que gira en torno a un círculo vicioso que promueve los síntomas antes mencionados.

En Guatemala, el sistema administrativo del Estado delega la gran mayoría de estas competencias en el poder local, las municipalidades. Sin embargo, este poder de gestión debe tener una coordinación con una política general del Estado. El modelo descentralizado previsto constitucionalmente debe de tener como prioridad que las políticas locales y generales se integren. El modelo de Consejos de Desarrollo Urbano y Rural debe redefinirse mediante una política macro que se dirija a la sostenibilidad.

Por su parte, el Poder Legislativo debe ser una facilitador, creando las herramientas necesarias para procurar una gestión más eficiente de los recursos. No está de más recordar que aún existe deficiencia en temas regulatorios respecto de los recursos hídricos y la disposición y manejo de desechos, entre otros instrumentos legales necesarios.

Las ciudades como focos principales del país deben asumir la responsabilidad que corresponde. Las regiones urbanas y metropolitanas deben actuar de forma coordinada, pues el crecimiento demográfico y la demanda de servicios públicos ya no pueden ser abordados de forma aislada por un solo poder local. En la medida que crezcan las ciudades los problemas se enfatizan.

Necesitamos que las nuevas autoridades que se elijan en este evento electoral sean bastiones para el replanteamiento del modelo de ciudades actuales.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/17/tablero-de-ajedrez-politico/