Home > Columnas > ¡Mucha Fe!

¡Mucha Fe!

///
Comments are Off

Personas & Personas

El tema de las ventas en muy amplio ¡vendemos todo!, de distintas maneras a distintos nichos de mercado y con diferentes grados de especialidad. Vendemos apariencia en nuestro trabajo, vendemos trato con nuestra pareja o con la familia. Una variable de venta sería, la manera en que nos desenvolvemos socialmente. En el ambiente profesional podemos hacer la analogía cuando buscamos trabajo, llegas a venderte ¡como el mejor! Y de esa venta (primer encuentro) se define todo el proceso; pasando claro está, por los productos y servicios, que se pretenden comercializar.

En fin, las ventas están presentes, en todo momento de lo que se considera un día normal. Para ayudarnos a ser un buen vendedor se necesitan una serie de factores y/o herramientas, con los cuales construiremos día a día nuestro perfil, ese “toque” característico con el que nos identificarán. A continuación, citamos algunas:

  • Producto: tu producto siempre, siempre es el mejor, demuestra porque lo es.
  • Conocimiento: saber qué es lo que se vende, todas las gamas que existen del producto, variables y compatibilidades, estar preparado para cualquier pregunta. Conoce a tu competencia, analiza tus diferencias y enaltece tus ventajas. Al tener conocimiento ganamos seguridad, que sin duda es percibido por los clientes.
  • Estudia a tú cliente: cuál es su actividad preponderante, que cambios administrativos ha tenido, que se dice de él y ofrécele soluciones más especializadas y enfocadas a sus metas.
  • Tiempo: solo tenemos un minuto para captar la atención de tu comprador, da una pequeña introducción y ¡ve al punto!, empieza por lo más atractivo, y diferenciador de tu producto.
  • Calla y Escucha: Dejar que el cliente hable, que nos externe lo que quiere, debemos tener el conocimiento general de sus necesidades, para poder otorgar alternativas, adecuadas, vaya un traje a la medida.
  • Empatía: ponerse en el lugar de la otra persona, analiza su rostro, que tiene en su oficina, que está bebiendo. Así tendremos un panorama más amplio y posibilidades de abordar la negociación de manera más directa. Busca el match.
  • Facilidad de palabra: Jamás dejes que los nervios te ganen, podemos practicar un poco frente a un espejo, en el auto, con alguna persona, practica una y otra vez, para ser más fluido puedes apoyarte en la lectura, escuchar programas de debate, con esto ganas vocabulario y será más fluida tu conversación.
  • Da siempre un “plus”: otorga un beneficio extra; un descuento especial, entrega a domicilio sin costo, material promocional, el valor agregado siempre nos dará posibilidades de venta. Enfócate en los detalles y crea expectativas.
  • Trato: ser amable con TODO el mundo, las personas tienden a hablar de todos y es mejor que te etiqueten de amable y atento, recuerda el punto… nos vendemos en todo momento.
  • Presencia: es muy importante el atuendo “como te ven, te tratan”, un pantalón bien planchado, buenas combinaciones, zapatos limpios, habla bien de la organización, pero sin duda habla mejor de ti.  
  • Escúchate: tu entonación, muletillas, la manera en que articulamos palabras, la inmediatez de respuesta, trabaja en las deficiencias.
  • Retroalimentación: ¿Qué se queda?, ¿Qué se va?, que se debe ajustar, beneficios, políticas, descuentos, llevar una bitácora de todo, “si no se mide, no se controla” este registro nos permitirá analizar nuestros logros.

El futuro de las ventas directas es incierto, el internet de las cosas sumado a las nuevas técnicas de venta, como la neuromercadotecnia -que enfocan las metas de manera distinta-, van cambiando los panoramas. La comunicación precisa y clara con tu comprador, su nivel de satisfacción, así como un seguimiento certero -sin ser asfixiante- son factores que te ayudarán a consolidar la venta y conseguir una relación a largo plazo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/18/nunca-es-suficiente/