Home > Columnas > Entre el continuismo y el cambio

Entre el continuismo y el cambio

///
Comments are Off

Barataria

Desde 1986 cuando el señor Álvaro Arzú triunfó por primera vez como Alcalde de la Ciudad de Guatemala, la Municipalidad de Guatemala ha estado prácticamente en manos de la misma administración municipal.  Hablamos de más de treinta años de administración en la que alternaron en la misma Oscar Berger, quien luego fue Presidente de la República, Fritz García-Gallont quien fue Ministro y además candidato y luego desde el año 2004 hasta su fallecimiento en el año 2018, volvió a ocupar ese cargo el señor Arzú Irigoyen; estamos hablando de casi 14 años más.  Ocupando actualmente el cargo (siempre de la misma administración del señor Arzú) el señor Ricardo Quiñonez, quien pretende nuevamente ser Alcalde de la Ciudad.

Al hacer un balance de la administración municipal que ha tenido en su poder la Municipalidad desde hace más de treinta años podemos darnos cuenta de muchas situaciones puntuales que merecen ser destacadas.  Los problemas serios de la ciudad de Guatemala, podemos mencionarlos fácilmente porque saltan a la vista ya que los servicios públicos son casi inexistentes.  Vemos que existen zonas hoy en día que reciben una o dos horas agua potable, ejemplo de ello es la populosa zona dieciocho, el agua es casi imperceptible y es muy común que allí, como en otros lugares se almacene agua en toneles.  El problema sobre el tratamiento que se debe dar a la basura, la contaminación de los ríos, como el Rio de las Vacas que va a impactar directamente al lago de Amatitlán.  Hay más problemas, el transporte urbano que no se da abasto y que no hay una planificación clara sobre cómo se va a resolver el problema.  No digamos al problema de la movilidad, hay que recordar que para cualquier vehículo que necesite ir del occidente del país al oriente del país, necesitará indefectiblemente “atravesar toda la ciudad” que en horas pico (que son prácticamente de las 5 a.m a las 9 p.m) bien puede llevarle a cualquier persona perder dos horas mínimo en el tráfico.  Además de ello, no hay espacios públicos en la ciudad de Guatemala, se han creado bajo estas administraciones municipales los llamados “Pasos y Pedales”, aunque la Municipalidad de Guatemala, lo presente como una novedad, lo único que prueba es la ineficiencia de una administración que lleva muchos años, ya que evidencia la incapacidad del gobierno municipal de crear espacios públicos propios y por ello se toma la decisión de cerrar calles para que la gente pueda transitar.  Así podemos mencionar otros problemas como la seguridad, el ornato, el urbanismo  y otros males que aquejan a la ciudad, sin que se haya hecho algo más por solventarlos.

¿Qué ha hecho la Municipalidad de Guatemala y sus Alcaldes que pertenecen a una misma administración durante estos más de treinta años?  En realidad la administración del señor Arzú y compañeros no han tomado en cuenta la necesidad de resolver los problemas elementales de una ciudad.  Algunos dirán que esta el “transmetro”, que hay “pasos a desnivel”, “que se restringe el tráfico de transporte pesado en ciertas horas”, “que se han pintado los mercados de verde”, “ que se quitó las ventas callejeras de la sexta avenida”.  En fin, hay muchas explicaciones, sin embargo los pasos a desnivel no son más que un paliativo que para variar se encuentra la mayoría de ellos en la zona diez y nueve de la ciudad; es tal este defecto que hasta se elaboraron pasos a desnivel para ingresar a un centro comercial.   Nunca se planificó hacer vías periféricas para bordear la ciudad, sino que se gastó millones en los famosos pasos a desnivel. Nunca se ha tomado en serio la movilidad en la Ciudad, ni tampoco el transporte que no llega a todos.  Además de ello, el problema de manejo de desechos, aún existe en “basurero” de la zona 3 y todavía la actual administración no se plantea cómo va a resolver este problema.  Estamos ante una administración municipal ineficiente en su totalidad que ha estado durante más de treinta años en la municipalidad.  Es tiempo de cambiar, hay que pensar en una nueva administración municipal que pueda cambiar el rumbo y que no se “acomode” con el tiempo a conservar los empleos nada más.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/05/12/una-democracia-que-depende-de-los-jueces/