Home > Columnas > Debemos analizar el voto

Debemos analizar el voto

Debemos Saber La Verdad

Yo he participado en política en forma responsable y honesta, no me importa decirlo y por eso pido que se reconozca la sinceridad de mis palabras.

En estas elecciones 2019 estamos pasando por momentos cruciales en los cuales no hay partidos políticos sino maquinas electorales, hay muchísimos candidatos para todos los cargos de elección popular a pesar que los políticos están desprestigiados, hay corrupción a todo nivel, las leyes no se cumplen y se manipulan, las autoridades y los políticos no ven el futuro, solamente ven sus intereses de corto plazo, muchos organismos internacionales se involucran irresponsablemente en asuntos internos, hay mucha violencia y delincuencia.

Los guatemaltecos esperamos con interés que alguien diga las verdades de lo que sucede. A pesar de mi poco poder político, me dirijo a todos como guatemalteco que cree interpretar el anhelo de muchas personas que deseamos vivir mejor, con menos violencia, que tengamos concordia y que se actúe con responsabilidad y ética.

Aquí hace falta otra cosa, algo más inteligente que lo que ofrecen los candidatos, que bloqueos, que líderes populistas o sindicalistas que ofrecen lo que no se puede cumplir, que funcionarios y empleados públicos corruptos e irresponsables, etc. y mientras esa otra cosa no empiece a surgir de abajo para arriba o de arriba hacia abajo, seguiremos igualmente condenados, igualmente estancados, igualmente fregados.

Muchos admiran la mediocridad de lo que ofrecen muchos candidatos para resolver problemas nacionales, admiran a candidatos y candidatas que han estado en recientes gobiernos acusados públicamente de corrupción, a funcionarios tolerantes con el fracaso nacional, se baila por cualquier cosa y así nos convertimos en el pueblo de la disculpa y la estupidez.

Para que Guatemala empiece a cambiar para beneficio de todos, debemos actuar responsablemente analizando por quien votar y no regalar nuestro voto a cualquiera, o por regalos y promesas falsas, porque así el voto se pagará muy caro durante los próximos cuatro años.

Para analizar nuestro  voto podemos ver en las redes sociales quien es cada candidato, que han hecho en los gobiernos en los que han participado, en que puestos públicos han estado, que experiencia tienen, si han sido honestos y responsables, que preparación tienen, de que se les ha acusado, con quienes se han relacionado, etc.

Con nuestro voto razonado haremos que los políticos nos respeten a los guatemaltecos y cumplan su palabra, así estaremos contribuyendo para ir corrigiendo el proceso de desgaste que ha tenido la sociedad y con ello contribuir a que los problemas de Guatemala se puedan ir resolviendo dentro de un proceso democrático real.

Con nuestro voto razonado debemos influir y luchar por los siguientes principios básicos que deben tener todos los candidatos:

  • Cumplir lo prometido:  mantener la palabra
  • Tener conciencia de lo que significa la honestidad, responsabilidad, ética y el actuar sobre esas bases
  • Tener legitimidad en las actuaciones y honestidad total en el manejo de lo ajeno
  • Tener vocación de servir y no para ser servidos
  • Exigirse más a sí mismo que a los demás
  • Trato igualitario para todos
  • Respeto al derecho ajeno
  • El valor y coraje para tomar decisiones
  • Una visión de largo plazo
  • Hacer que las leyes se cumplan igual para todos en forma rápida
  • Rechazar el populismo y promesas falsas que prometen lo que no se puede cumplir y se cobra con inflación, deudas y más miseria
  • Rechazar el paternalismo que dificulta las decisiones de los demás
  • Amar a Guatemala y todo lo que a ella pertenece y estar orgullosos de ser guatemaltecos

Iniciando con el voto razonado y no vendido, podremos exigir públicamente la renuncia a cualquier funcionario que gane con pocos votos y no cumpla con los principios para los que fue electo. Me refiero a presidente, vice presidente, diputados y alcaldes.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/03/08/debemos-saber-la-verdad-sobre-la-democracia/