Home > Cultura > El Bloody Mary

Editado Para La Historia

El tomate es una fruta oriunda de tierras aztecas y su nombre viene del náhuatl ‘tomatl”, que pasó al resto de los idiomas más o menos de la misma forma, salvo en italiano que es “pomodoro”. Esto tiene una explicación lógica: las primeras variedades de tomate que llegaron a Europa eran de color amarillo y para los italianos era como “una manzana de oro”. Del italiano pasó al ruso como “pomidor”.

El tomate es una fruta que gusta a casi todo el mundo, es rica en vitamina C y en un producto llamado licopeno que es de gran utilidad para el buen mantenimiento de la próstata en los hombres a partir de los 40 años. El licopeno se conserva cualquiera que sea la forma de presentación del tomate, desde la salsa catsup hasta un jugo de tomates o una salsa cocinada sobre los espaguetis. Otro de los usos del tomate es en el célebre coctel Bloody Mary.

Con relación al origen del coctel, todo apunta a pensar que fue creado por Fernand Petiot, barman del bar “Hary’s of New York” en la ciudad de París (5, rue Daunou, París 2do distrito). Su color rojo lo llevó a ser llamado como la reina María I de Inglaterra, que fuera la tercera mujer en reinar en Inglaterra, hija de Catalina de Aragón (a su vez hija de los Muy Católicos Reyes de España, Fernando e Isabel) y de Enrique VIII. Es sabido que Enrique VIII, por amor a Ana Bolena y porque Catalina no podía darle un hijo heredero varón, repudió a su esposa alejándola a un castillo. Él quería un divorcio, pero ante la negativa del Vaticano de permitir este divorcio, Enrique VIII se autoproclamó representante de la Iglesia Anglicana en desacato a Roma. María, su hija con Catalina, fue una niña infeliz debido a la separación de sus padres y a la reclusión de su madre. A la muerte de Enrique VIII lo sucede en el trono su hijo Eduardo VI y éste a su vez fue sucedido por María.

María, como buena hija de española católica, profesaba el catolicismo y declaró una lucha intensa contra aquéllos que habían aceptado la nueva religión anglicana. También al llegar al poder se vengó de todos aquéllos que, de alguna forma, le facilitaron al rey el divorcio de su madre y, por estos motivos, llevó a la hoguera como herejes a cientos de opositores y enemigos. Esto le valió entre los protestantes el nombre de María Sangrienta (Bloody Mary).

Más tarde el coctel fue retomado en el bar “Red Snapper” del hotel Saint Regis de New York y ayudó a su divulgación mundial el famoso escritor norteamericano Ernest Hemingway. Hemingway, como toda una pléyade de grandes intelectuales y artistas norteamericanos, vivió en París en los años 1920 a favor de un dólar sobrevalorado ante el franco francés como resultado de la reciente Guerra Mundial.  

Más tarde vino la invasión alemana a Francia y París fue liberada en agosto de 1944 cuando las tropas norteamericanas, bajo el mando del General Patton, y las francesas, bajo el mando del General Leclerc, entraron a París para liberarla de la ocupación alemana. Hemingway, que era oficial del ejército norteamericano, y Marlene Dietrich, que también era oficial del ejército norteamericano a pesar de ser berlinesa de pura cepa, corrieron al bar de Hotel Ritz para liberarlo del ocupante alemán. Esto me resulta extremadamente simpático. Fue Marlene la que le puso el famoso apodo por el que todos conocían a Hemingway: “Papa”.

Adjunto la receta de un buen coctel Bloody Mary sacada de internet.

Ingredientes:

3 cucharadas de vodka, 6 cucharadas jugo de tomate, 1 cucharada de jugo de limón, 2 chorritos de salsa inglesa, 2-3 gotitas de tabasco, sal y pimienta negra recién molida, 3-4 cubitos de hielo.

Preparación

Preparar el vaso con los hielos, verter el vodka, agregar el limón, aderezar con la sal y la pimienta, añadir la salsa y el tabasco, rellenar con el tomate, adornar con apio y servir.

A consumir con moderación.

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/11/zsa-zsa-gabor/