Home > Columnas > La inconformidad de los votantes

La inconformidad de los votantes

Petardo

Después de un buen tiempo de ver en los diferentes medios de comunicación la convocatoria para elegir: presidente, vicepresidente, ciento sesenta diputados al congreso de la república, y veinte diputados al parlamento centroamericano, nos encontramos con una cantidad exagerada de candidatos, donde los Guatemaltecos teníamos sin pretexto alguno, por quién votar, ya que el Tribunal Supremo Electoral les fue dando la autorización para poder ser electos a estos personajes, a pesar que hubo voces de los guatemaltecos, que se difundieron en los diferentes medios de comunicación.

En la escena de las votaciones se escuchaba comentarios variables de los votantes. Algunos contentos de cumplir con un deber cívico, otros externaban su inconformidad de que entre tantos candidatos no les parecían a la mayoría por haber, entre los candidatos a diputados, algunos que los calificaban de mafiosos. Advirtiendo de que alguno de los autorizados, no cumplía con la ley electoral y de partidos políticos. Esas voces de descontento y señalamiento se hicieron sordas ante las personas que componen el tribunal supremo electoral y fue sembrando una inconformidad en la población. Esto vino a confundir más a los ciudadanos, para votar por el que creíamos capaz para cumplir con su debida responsabilidad y tuviera antecedentes de honradez.

Por parte de los candidatos conforme transcurrió el tiempo, empezaron su propaganda, e hipócritamente firmaron un pacto de caballeros para hacer una campaña de altura. Esto no se cumplió, surgen comportamientos inoportunos, desleales, ofensivos haciendo señalamientos públicos de la vida privada de algunos candidatos. Los diferentes medios de comunicación trataron de orientar a la población dando a conocer algunas cosas positivas como lo fue un plan nacional de seguridad ciudadana donde ocho millones ciento cuarenta y nueve mil setecientos noventa y tres ciudadanos estaban aptos para ejercer el sufragio.

El gobierno confirmo la organización de todo el mobiliario en los centros de votación donde los agentes de la policía nacional civil brindarían seguridad al traslado de las papeletas electorales. El Ministerio de Gobernación suspendió los permisos y vacaciones a los agentes de la policía que fueron puestos en puntos estratégicos en todo el país cumpliendo con el objetivo de dar seguridad y proteger la vida e integridad de los ciudadanos. El ministerio de educación incluso colaboro entregándole al tribunal supremo electoral dos mil cincuenta y nueve edificios escolares para ser utilizados como centros de votación. También la cancillería dió el apoyo para que algunos Guatemaltecos pudieran votar en estados unidos. Dentro de esta problemática de organizadores de las elecciones, los votantes, los agentes de seguridad y los diferentes medios de comunicación en su mayoría tuvieron buena voluntad para que realmente este evento cívico fuera una realidad apegada al orden constitucional, desafortunadamente algunos, actuaron fuera de la moral y la ética de todo ser humano. Después de buscar el numero de mesa para votar, nos daban  papeletas de distintos colores para marcar por el presidente y vicepresidente, diputados, alcaldes y Parlamento Centroamericano y nos dirigíamos a marcar por los elegidos. Regresamos y nos entregaron el DPI, y nos marcaron el dedo índice, señal que habíamos votado. Hubo lugares de algunos departamentos que grupo de personas, se opusieron al sistema de votación y la policía nacional civil, tuvo que intervenir para poner orden.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/13/seleccionemos-votar/