Home > Columnas > Razones que derivaron los resultados electorales

Razones que derivaron los resultados electorales

Poptun

Después de las elecciones generales, el Tribunal Supremo Electoral ha informado sobre los dos binomios presidenciales que pasan a segunda vuelta, así como las diputaciones y alcaldías ganados por cada partido político. El descenso en votos para partidos de ideología de derecha es un hecho, y una realidad el apoyo a los de izquierda.

El suicidio en este proceso electoral para algunos actores políticos de la derecha, es el descontento popular provocado por el apoyo total a las autoridades centrales, favorecer leyes que promueven la impunidad, pero además el papel cuestionable del actual gobierno, quien llegó al poder vía un partido de derecha, y en el mando contradijo todas sus propuestas formuladas en campaña electoral.

La más transcendental es que contrariamente a la promesa de cero tolerancia a la corrupción y abanderar su lucha, puso fin al mandato de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un modelo de lucha contra la corrupción aplaudido internacionalmente y solicitado por poblaciones de otros países para replicarse en sus Estados.

En su decisión para finiquitar el acuerdo de esa Comisión,  ignoró las voces de la población –especialmente de jóvenes y grupos históricamente discriminados- con lo cual demostró preferir el interés particular sobre el común, para ganar protección judicial, por el evidente conflicto de interés, debido a las investigaciones en su contra por financiamiento electoral ilícito y hacia su hijo y hermano por otros actos.

Reincide en su comportamiento paradójico al exteriorizar una postura inversa a la que aplicó al poner fin al mandato de la CICIG: “No a la injerencia extranjera y respeto a la soberanía nacional”, al aparentemente ofrecer que tropas estadounidenses ingresen al país y puedan servir de contención al fenómeno migratorio y negociar la firma del acuerdo para que Guatemala sea un tercer país seguro para migrantes que soliciten asilo en EEUU, lo cual sin duda, le genera protección en la tierra del norte, pero acredita su poco amor a la patria, porque el arreglo nos encaminará al incremento de la pobreza.

Los dos binomios presidenciales que pasan a segunda vuelta son contrarios a la permanencia de esa Comisión en Guatemala, aunque uno es de derecha y otro de izquierda; fuerzas políticas con diferencias ideológicas, pero seguramente con puntos en común, entre ellos: procesos penales pendientes o sobrevenidos por actos de corrupción u otra índole.

Ahora, uno de esos binomios ofrece una consulta popular para decidir el futuro de la CICIG en Guatemala, a pesar que si obtuviera el poder y conservara la voluntad política, gozaría la facultad para que, sin consulta, pueda continuar operando ese ente internacional.  Esto podría ser un ofrecimiento falaz, similar al de hace cuatro años, porque una consulta popular sobrelleva tiempo. 

La experiencia actual de la derecha igualmente la podrían vivir en el futuro los actores políticos de la izquierda, si no aprenden esta lección y se involucran en actos de corrupción e incumplen promesas, tal y como sucedió en Brasil y Argentina, entre otros países, donde la ciudadanía eligió a candidatos de derecha, luego de revelarse la participación de gobernantes de izquierda en actos que riñen con la transparencia.

La población joven, rural e indígena jugó un papel importante en esta contienda electoral al usar las papeletas como su voz previamente desconocida. Los jóvenes por su lado, demostraron poseer la misma preferencia de las juventudes que viven en países capitalistas, quienes aspiran vivir en regímenes socialistas y comunistas, al recapacitar que el capitalismo les falla con los “sueños de prosperidad”, puesto que, aunque con estudios superiores, obtienen salarios mínimos que se consumen rápidamente con los gastos de vivienda, educación, atención médica y cuidado de los hijos.

Sin embargo, la juventud guatemalteca y los grupos excluidos, de igual forma han demandado en las calles que la lucha contra la corrupción sea una prioridad, con el afán de salir del subdesarrollo y se solventen los problemas sociales, económicos y políticos que nos han aquejado por años. Me atrevo a decir que, en esta segunda vuelta votarán por aquél binomio, aún sea de derecha o izquierda, que concretamente no instale obstáculos a esa prelación.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/06/11/voto-consciente-una-oportunidad-de-cambio/