Home > Columnas > La patria necesita al Mandatario

La patria necesita al Mandatario

Petardo

Después de las elecciones pasadas, surgieron conflictos de políticos partidistas, gremio de trabajadores, poder económico , narcotráfico y otros más que por no estar satisfechos de haber logrado sus objetivos de poder individual o colectivo, se lanzaron a querer confundir a los guatemaltecos protestando por el conteo de votos, se olvidaron que el poder es del pueblo, del mandatario, el que paga los salarios, quien mantiene a los que gobernaran por designación de los guatemaltecos para  que dirijan el país.

Ahora la cosa es más fácil, ya que se verá claro para el que va a votar marcar en una papeleta quién cree que es más capaz y honrado para que conduzca Guatemala. Ahora el poder está en el pueblo guatemalteco identificar el rostro por el que votara. Tendrá que ver quién es la persona más idónea para Presidente de la República. El Presidente de la República de Guatemala es el jefe de Estado y de gobierno de Guatemala por mandato del pueblo. El Presidente de la República actúa siempre en Consejo de Ministros o de manera individual con cada ministro de Estado. El Presidente de la República es el Comandante General del Ejército de Guatemala y Oficial Superior de la Policía Nacional Civil. Él representa la unidad nacional y debe velar por los intereses de toda la población de la República, además es el Gran Maestre de la Orden del Quetzal y de todas las condecoraciones del país. El Presidente, Vicepresidente, los ministros, viceministros, secretarios, funcionarios y empleados públicos respectivos integran el Organismo Ejecutivo y tienen prohibido por la Constitución Política de la República el pertenecer a cualquier partido político.

Entre algunas de sus funciones el Presidente tiene: Cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes. Proveer a la defensa y seguridad de la Nación, así como a la conservación del orden público. Ejercer el mando de las Fuerzas Armadas de Guatemala con todas las funciones y atribuciones respectivas. Ejercer el mando de toda la Fuerza Pública. Sancionar, promulgar, ejecutar y hacer que se ejecuten las leyes. Dictar las disposiciones que sean necesarias en los casos de emergencia grave o de calamidad pública, debiendo dar cuenta al Congreso en sus sesiones inmediatas. Presentar Proyectos de Ley al Congreso de la República. Ejercer el derecho de veto con respecto a las leyes emitidas por el Congreso, salvo los casos en que no sea necesaria la sanción del Ejecutivo de conformidad con la Constitución. Presentar anualmente al Congreso de la República, al iniciarse su período de sesiones, informe escrito sobre la situación general de la República y de los negocios de su administración realizados durante el año anterior. Ahora la cosa es más fácil y si es buen ciudadano, no deje de votar, escogiendo al  ente que considere que será buena persona capaz de gobernar el país. Durante muchos años se ha engañado a los guatemaltecos durante las elecciones manipulando el conteo de votos y la manipulación de datos de las actas levantadas poniendo a candidatos que les convenian por una parte a los militares, otras veces favoreciendo al sector económico y muy disimuladamente, a la corrupción, rodeada del narcotráfico. Ante este embrollo de engaño la población guatemalteca en su mayoría duda si va ha votar. Llamo al buen ciudadano para que, en esta segunda vuelta de votaciones presidenciables, no dejen de votar y demostrar, que el pueblo es el que manda y decide quién lo represente en el poder por cuatro años más.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/27/protegiendo-ninos-y-jovenes/