Home > Columnas > ¿Victoria aplastante?

¿Victoria aplastante?

///
Comments are Off

Catarsis

Muchos comentan que Sandra Torres logró un aplastante primer lugar, llevándoselo con el 25.53% del total de votos, lo que equivale a decir que 1 de cada 4 guatemaltecos voto por ella. ¿Cuál es la realidad de ese primer lugar? En bruto, obtuvo 1,122,801 votos. Deseo aclarar que este dato es aún preliminar, según la página del TSE.

Recordemos ahora los datos de la primera vuelta del 2015, en los cuales obtuvo 957,143 votos. Sacándole tan solo una pequeña ventaja de 6 mil votos al candidato Manuel Baldizón, pero que fueron suficientes para colarse a la segunda vuelta, en la que obtuvo 1,327,976 votos que equivalen al 32%, siendo aplastada por Jimmy Morales con 2,749,634 con el 68% del total de votos.

Hagamos entonces “matemáticas políticas”, las cuales operan como diría una conocida funcionaria, con la fórmula del 2 + 2 no siempre suman 4. Veamos, Sandra obtuvo solamente un crecimiento de 165 mil y tantos votos en 4 años, lo cual perfectamente cabe dentro de los índices de crecimiento poblacional. Por lo que podríamos asumir que esos son los votos de los jóvenes entre 18 y 21 años que votaron por primera vez, y que sus padres pertenecen a ese “voto duro” y disciplinado de la UNE. Si utilizamos una inferencia estadística del crecimiento que obtuvo en segunda vuelta la candidata en el 2015, esperamos entonces que su resultado en agosto próximo será de aproximadamente 1,600,000 votos. Me pregunto, ¿serán suficientes para ganar y alcanzar la silla presidencial? ¿Logrará el Doctor Giammattei emular los votos de Jimmy Morales? ¿Habrá tanto abstencionismo que no supere los votos de Sandra Torres?

Esto es asumiendo que su estructura saldrá a votar puesto que la UNE se caracteriza por tener un voto disciplinado. Difícil de predecir y muy aventurado sacar conjeturas en estos momentos.

Por otro lado, es innegable que la UNE sí obtuvo una victoria aplastante tanto en alcaldías como en diputaciones al congreso de la república. La UNE se ha consolidado como partido político y cuenta con unas bases muy leales que votan en plancha por todos los candidatos del partido.

Esta es una gran desventaja para Alejandro Giammattei, cuyo partido VAMOS carece de ese voto fiel y disciplinado. La derecha por su parte no ha salido a apoyarlo como candidato, es más, muchos siguen aún gritando fraude. Lo que envía un mensaje negativo a los votantes y que probablemente se verá reflejado en el abstencionismo. Y si hay abstencionismo, la gran ganadora será Sandra Torres, porque como ya lo mencioné anteriormente, sus votantes sí asistirán a votar.

Las cosas se complican aún más cuando tomamos en consideración que la izquierda representada en sus diferentes partidos logró un histórico 19 % de los votos, nuevamente recordemos que este dato es aún preliminar según el TSE. Y nos preguntamos, ¿por quién votarán en segunda vuelta? Veo muy poco probable que lo hagan por el Doctor Giammattei, pero muchos de ellos tampoco simpatizan con la candidata del partido UNE. Por lo que es difícil saber qué sucederá con esos votos si es que asisten a las urnas. 

Conoceremos en algunas semanas los resultados, pero lo que queda claro, es que la candidata no obtuvo una victoria aplastante en la primera vuelta, aunque tengamos esa percepción debido al juego estadístico y de porcentajes. Recordemos también que a más candidatos más dispersión de votos y por lo tanto ella se ve como la súper ganadora, de momento.

Este es solo un juego de números ya que como bien sabemos en política nada está escrito.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: http://elsiglo.com.gt/2019/06/14/catarsis-preelectoral/