Home > Columnas > Ideología de género: Su realidad

Ideología de género: Su realidad

///
Comments are Off

Descubrir Las Raíces

Jorge Scala, autor de «La Ideología de Género «, sostiene que se extrañó del desconocimiento que existe de esta ideología, destruye la parte nuclear de la persona, su antropología sexual. Todas las ideologías dejan siempre vidas humanas: los nazis mataron 50 millones de personas, el marxismo 100 millones; pero la ideología de género lleva más 40 millones de abortos –muertes- cada año…

Y es que se oye estos últimos años la expresión “género” y muchos se imaginan que es otra manera de referirse a la división de la humanidad en dos sexos; pero “ideología de género” busca precisamente hacer salir a los seres humanos de esta estructura hombre-mujer.

Pretende que uno elija el tipo de “género” al que quieren pertenecer. Esto hace que hombres y mujeres heterosexuales, los homosexuales y las lesbianas, y los bisexuales sean simplemente modos de comportamiento sexual producto de la elección de cada persona.

Benedicto XVI precisamente se refería a esto, afirmando que la ideología de género destroza la familia, al romper todo lazo del hombre con su propia naturaleza. La ideología de género es una filosofía, según la cual “el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente, mientras que hasta ahora era la sociedad la que decidía” (Benedicto XVI).

En un reciente mail que recibí, recuerda la frase de Simone de Beauvoir (1908-1986): “Mujer no se nace, sino que se hace”, expresando que el sexo es aquello que uno decide ser. Esperamos un bebé. La ecografía nos dice claramente que es niña. No. Lo que vale es lo que el sujeto decida. Si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer. Y si quiere ser mujer puede serlo, aunque haya nacido varón. No se nace, se hace. Y al servicio de esta ideología existen una serie de programas formativos, médicos, escolares, etc. que tratan de hacer pasar esta ideología a todo el mundo, haciendo un daño tremendo en la conciencia de los niños, adolescentes y jóvenes… de todos.

Uno de los problemas que conlleva  es que si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad básica de la sociedad. Esa familia donde existe un padre y una madre, iguales en dignidad, distintos y complementarios y donde los hijos, brotan naturalmente protegidos por la madre y el padre.

Y siempre no está de más recordar que la única definición de “género” que obliga a los gobiernos es la contenida en el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional, que declara que “el término ‘género’ se refiere a los dos sexos, masculino y femenino, dentro del contexto de la sociedad”.

Y también recordar que no hablamos de defender “lo tradicional”, algo simpático que deba conservarse.  Nos encontramos ante algo que afecta al corazón de nuestra cultura, a la paz: que está afectada de modo trágico por el desmontaje de la familia operado desde los años sesenta del pasado siglo por esta ideología. No podemos dejarnos…

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/06/15/maternidad-y-trabajo/