Home > Columnas > Más educación escolar

Más educación escolar

Tanmi Tnam

El próximo gobierno de Guatemala, debe contemplar dentro de su plan de desarrollo nacional más educación escolar en todos los niveles que sirva para la búsqueda de desarrollo particularmente en los ámbitos económico y político con la participación de todos quienes integran la comunidad educativa, especialmente en el nivel local. Los contenidos que la escuela del nivel primario y medio debe fortalecer su uso, deben ser aquellos que generan suficientes elementos y recursos económicos para las familias y la población en general. Los conocimientos que no producen efecto alguno en el desarrollo y que no tienen aplicación para el fortalecimiento de la identidad personal y de pueblo hay que considerar su desuso.

Necesitamos más educación escolar que pueda captar y fortalecer el uso de los conocimientos y la tecnología que utilizan las familias para su sobrevivencia actual. Gracias a estos conocimientos que las familias producen distintos bienes que vienen de la agricultura, el manejo de las artes, el cultivo de frutales, la crianza de animales domésticos y de otros quehaceres que la tradición ha permitido.  Fomentar la producción familiar es conveniente para que todas las familias cuenten con lo básico para mejorar su sobrevivencia y para quienes producen más, será de organizar entidades que capaciten y organicen los esfuerzos para la venta de excedentes en los mercados locales y regionales. Es de apreciar que las familias del área rural cuenten con tecnología y conocimientos que han hecho posible la conservación y producción de variedad de cultivos que hacen del país una enorme oportunidad para tener un poco de todo.  Para miles de familias que no cuentan con algún medio para producir algo, será de buscar alternativas que las hagan producir en el menor tiempo posible con la creación de centros que abrevien la formación para generar algo productivo y viable.

Se reconoce el esfuerzo de la educación actual en agregar algo de las habilidades de lectura, matemáticas y algunos temas más, pero es necesario que se revise el planteamiento curricular actual para introducir alternativas que forme a la juventud para apreciar y aprender algún trabajo acorde a los requerimientos que plantean los espacios laborales disponibles. En este sentido, crear dependencia no resuelve los problemas de escasez, pobreza y miseria porque cuanto más se regala, más se olvidan de las responsabilidades para con la familia y el desarrollo de la comunidad local. Hay que reconocer que toda educación que genera mejores condiciones de vida, el gobierno central tiene la obligación de cubrir la cobertura, dotarla de todos los medios para su concreción y disponer presupuesto para que llegue a todas partes.

En el plano político, la educación escolar tiene que apoyar la formación de la ciudadanía responsable, crítica, constructiva e intercultural. Es deseable una ciudadanía que cumple con sus responsabilidades desde y según su cultura materna y que cuente con argumentos, prácticas y valores que le permitan vivir junto a otras personas de otros pueblos. La escuela debe formar a la niñez y a la juventud para apoyar la construcción de país que deseamos. Necesitamos una educación que opere en el marco de la justicia, la democracia y la paz sobre la presencia de pueblos que anhelan vivir plenamente. Se necesita una educación que cuente con oportunidades para analizar e identificar los efectos de la corrupción, la impunidad y servicios públicos sin calidad y pertinencia. Alcanzar la cobertura del nivel primario, medio y superior debe ser obligación del Estado de Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/07/09/un-vistazo-a-los-servicios-publicos-2/