Home > estado de bienestar

Instituyamos preñadores

El modelo chileno de pensiones -que no es perfecto- básicamente consiste en que cada aportante invierte en su propia -privada- jubilación que deposita en alguna entidad financiera. Esto suele producir una buena rentabilidad y los aportantes se convierten en inversores dentro del sistema productivo del país. El modelo chileno de pensiones reemplaza el sistema cajas estatales de reparto -fondos que los políticos suelen usar para su propio beneficio- por uno de ahorro e inversión.