Home > Voto Nulo

¿Por qué votar nulo? (3)

En conciencia clara de seguir luchando por establecer en Guatemala un Estado Democrático, Republicano y Constitucional, haré uso del derecho ciudadano y el poder que el voto nulo tiene para rechazar la propuesta electoral completa que ahora se me hace, con la claridad de buscar se genere un nuevo acuerdo político que haga realidad el ideal democrático que hemos de perseguir.

¡Ahora le toca al pueblo¡

///
Comments are Off
Las opciones para elegir, unas de izquierda, del centro y otras de derecha pero todas en contubernio, siempre de los mismos que preparan las trincas a su conveniencia, no olvidemos que LA LEY le otorga al pueblo darle validez al VOTO NULO, que por algo está; normativa que le otorga al soberano, el derecho de sentar un precedente ejemplar, ante tan confusa oferta de políticos perversos y salpicados de corrupción, que ponen en duda la honorabilidad de todos, siendo este, el momento de dar una lección, para que reflexionen y se conviertan para servir con excelencia a la primaveral Guatemala.

Voto nulo para presidente, una estrategia sin sentido

El otro efecto tiene que ver con los votos válidos y la adjudicación del cargo. Para efectos de calcular los resultados de la elección presidencial, el Tribunal Supremo Electoral ha indicado que únicamente tomará en cuenta los votos válidos (a diferencia de votos válidamente emitidos que son la suma de votos válidos, más votos nulos, más votos en blanco). Eso significa que la proporción de votos que cada candidato obtenga será mayor para efectos del cómputo, precisamente porque sólo se tomarán en cuenta los votos válidos.

El voto nulo y su mediatización

El uso del concepto mediatizar es aplicable a la acción de que quienes le reconocen, pero no le confieren el valor sustantivo que la acción de “votar nulo” contiene, para la calidad de democracia que buscamos construir y por ello acuden a señalarnos a quienes si creemos en esta utopía posible cuando afirman: “porque fracasarían quienes, con una finalidad política o ideológica, y hasta subversiva, exhortaran a anular el voto” tal cual lo refiere el buen amigo Pérez en sus líneas del artículo del cual tome la parte textual.

El voto nulo (1)

Ningunear la idea del “voto nulo” significaría menospreciar su valor, no hacerle caso o no tomarlo en consideración. Este ninguneo puede deberse a una formación bastante pobre, no extraña en nuestro medio, tanto en términos de cultura general como de comprensión de la política en sus más excelsos ideales, sobre todo cuando se trata de los más altos valores democráticos en favor del bien común.

El voto nulo

Si triunfara el “Voto nulo”, se repitiera la elección, y volviera a triunfar el “Voto nulo”, tendríamos toda una crisis política. Nadie sabría qué hacer y el 14 de enero estaría encima. Habría angustia. Ese escenario llenaría de felicidad a los agitadores sociales expertos. De la crisis pasaríamos al caos y allí entrarían a jugar los “salvadores de la Patria”. Ellos se harían cargo de la dirección del país. Cambiarían la Constitución y… corre y va de nuevo.