Press "Enter" to skip to content

Vista aérea de la Casa Presidencial

Posterior a la Semana Santa llega el verano con su sol radiante y la temperatura que amenaza con incrementarse de manera espectacular. José Martí, escribió del sol de abril, “puede llevar la luz sobre su frente/ pero lleva la muerte en el costado”. Así, la temporada cálida también trae sequías, incendios forestales, animales con rabia y de acuerdo con algún  exministro de gobernación, también trae el incremento de todos los delitos violentos en el país.      Así que advertidos, no deberíamos sufrir de ninguno de estos males, sino estar mejor preparados para minimizar sus efectos en la vida cotidiana de la población.

Pero el calentamiento anímico también lo produce el conjunto de acontecimientos de la vida política, que parecen caminar por cuatro pistas diferenciadas que nos llevan hacia una mayor percepción del vacío de poder en el Ejecutivo y a la certeza de una sobredeterminación de los factores externos en la gobernanza del país.

En la foto tomada por un dron sobre la Casa Presidencial se puede ver que por la avenida más vistosa y celebrada, se construyen las bases para la adaptación a la nueva política de seguridad de los Estados Unidos, limpiando las instituciones de la política y la economía de los corruptos y de los personajes vinculados al crimen organizado en sus diferentes expresiones.

En la pista menos observada, los grupos paralelos, antiguos aliados de los Estados Unidos,  mantienen cuotas en los alrededores del Callejón Manchén, desde donde dirigen la propaganda contra la Cicig, la Fiscal General, el Ministerio de Gobernación y la SAT. Grupos formados por militares de alta, de baja y prófugos de la justicia penal, se dedican a desarrollar la guerra psicológica colocándose como víctimas de las instituciones de justicia y de los gringos.

Por la pista de los compromisos de campaña, los financistas de Jimmy, hacen de las suyas colocando febrilmente licencias mineras, forestales e hidráulicas, facilitando el camino para el ingreso de semillas y productos transgénicos y otras actividades que han sido limitadas o prohibidas en otros países, completando la agenda inconclusa de Otto Pérez Molina.

En la última pista, los amigos y las bondadosas personas que ayudan al presidente, a cargo del vicepresidente Cabrera,realizan los negocios de las áreas más sensibles y adineradas del Estado: la salud, la educación pública y la mitigación de los impactos del ajuste económico, con fines clientelistas, replicando los defectos de las administraciones pasadas, sin trazar un horizonte diferente para la sociedad guatemalteca.

La administración de los primeros 90 días del gobierno muestra más déficits que éxitos. El último día de marzo quedaron sin empleo miles de trabajadores, cuyos contratos del renglón 0-29 no fueron renovados por las instituciones.

Sin garantías laborales, los ahora desempleados son la muestra y la consecuencia de la improvisación y el despropósito de los factores de poder que comparten la poltrona presidencial.

La administración de los primeros 90 días del gobierno muestra más déficits que éxitos

Comments are closed.

%d bloggers like this: