Adiós a Prince, el genio de Mineápolis

Prince, The Artist o El artista antes conocido como Prince, fueron algunos de los nombres artísticos por los que se conoció a Prince Rogers Nelson, fallecido ayer a los 57 años.

Conocido como “el genio de Mineápolis”, el artista fue una de las figuras clave de la música popular del siglo XX.

Nacido en Mineápolis, Minesota, el 7 de junio de 1958, sus padres tocaban en la banda Prince Roger Trio y de ahí surgió el nombre de su hijo.

Cuando tenía siete años,  sus padres se divorciaron y él se quedó con el piano de su padre, que aprendió a tocar al igual que la guitarra eléctrica y una veintena de instrumentos. Su virtuosismo le hizo destacar rápidamente en el competitivo mundo de la música.

A los 17 años hizo unas maquetas y fichó con la multinacional Warner, con la que firmó un contrato millonario.

En 1982 consiguió ser número uno en EE. UU. con el doble LP titulado 1999. Su ascensión fue meteórica y se convirtió en rival directo de Michael Jackson, además de uno de los músicos de rock más vendedores de los años 80 y 90.

Su primera película, Purple Rain (1984), le dio título a un disco cuya banda sonora recibió el Grammy y un Óscar a la mejor canción, así como ventas del sencillo que superaron el millón de copias.

Por entonces, se produjo el escándalo de Black album, disco que al parecer se editó de forma pirata, por lo que la Warner trató de destruir todas las copias. En 1992 consiguió un contrato de $108 millones con esta discográfica, superando a Michael Jackson y a Madonna. Al año siguiente se autobautizó con los símbolos masculino y femenino, imposibles de pronunciar.

En 1999 rompió con la Warner y dos años más tarde lanzó un disco de grandes éxitos, esta vez como Prince, nombre que recuperó en el 2000. Cuatro años después, actuó junto a Beyoncé en la gala de entrega de los Premios Grammy y fue incluido en el Rock and Roll Hall of Fame.

El artista, que consiguió siete premios Grammy y el Globo de Oro a la Mejor Canción por Happy Feet en 2007, se encontraba preparando sus memorias que iban a llevar el título de The Beautiful Ones.

Aún se desconoce la causa de su muerte.