Press "Enter" to skip to content

Estira y encoge en el Congreso

O se acogen al retiro voluntario o pueden sufrir sanciones penales, remarcó Mario Taracena Diaz-Sol, Presidente del Congreso de la República, al referirse a más de 189 trabajadores de esa institución que, de acuerdo con la Contraloría General de Cuentas (CGCN), forman 71 clanes familiares, dentro de los cuales están involucrados un exdiputado y ocho más en funciones.

“¿Cómo es posible que gane más el que sirve café que un diputado?”, ironizó Taracena, en sesión de jefes de bloque el pasado jueves, pues solo Luis Alfonso Morales Hernández, encargado de conserjes y ujieres (hace limpieza y sirve comida a los diputados) cobra un salario de Q31,404.49, mientras que un diputado raso tiene un salario base de Q9,500 más cuatro dietas de Q5 mil, lo que suma Q29,500.

Al comentario del jefe del Legislativo se sumó el diputado Boris España, quien dijo molesto: “Ganamos mal”, debido a que hay secretarias como Blanca Estela García Contreras, con el título de ejecutiva III, quien cobra Q38,132 cada mes.

Poco después, el diputado Fernando Linares Beltranena expuso que los diputados ganarán más, hasta que el Congreso se dignifique, aunque no negó que le gustaría ganar como un Magistrado de la Corte de Apelaciones o de la Corte Suprema de Justicia que devengan más de Q70 mil.

Este comentario fue blanco de críticas en las redes sociales, pues  Ana Isabel Antillón, directora del Organismo Legislativo, le cuesta al Congreso Q90, 725 mensuales o Q1 millón 88 mil al año, mientras que la contadora general, Hilda García Roldán y un familiar más, perciben entre los dos Q122,829 al mes o Q1 millón 473,948 anuales, pues solo ella recibe un cheque de  Q84 mil cada 30 días.

Los datos fueron revelados esta semana por Carlos Mencos, jefe de la CGCN, quien ayer dijo que los pusieron a disposición del Legislativo y será la junta directiva del mismo la que decida què procede, ante lo cual Taracena Díaz-Sol presentó una acción ante la Corte de Constitucionalidad para que anulara el Pacto Colectivo de Congreso pues es lesivo para los intereses de ese organismo,

Sin embargo un día después la CC suspendió la impugnación presentada por Taracena y además, rechazó amparar al Sindicato de Trabajadores del Congreso (Sintracor), y los envió a un Juzgado de Trabajo, pues este es el que debió solicitar la nulidad del pacto colectivo.

Taracena criticó la acción de la CC y lamentó que no hayan querido conocer a fondo la solicitud, pues ahora les costará más en un juzgado de trabajo tomando en cuenta que “una tortuga camina más rápido que un trámite en esa instancia; pero nos iremos por esa vía porque hay una responsabilidad con el país”.

Añadió este viernes que “aquí hay mafias enquistadas y gente gruesa que se esconde bajo la sombra del sindicato”.  Ante ello, Alfredo Tumax Cayax, secretario del  (Sintracor, quien gana Q33 mil como supervisor de conserjes y ujieres, dijo que ellos velan por el interés de los trabajadores del Congreso y vigilan que no se violente el pacto colectivo.

Abusos desmedidos

Luis Linares, del área de Empleo de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), opina que ha habido abuso por parte de las autoridades y de los secretarios del Sindicato desde que se firmó el pacto colectivo en 2005.

Esto p orque pese a que dicho pactodeja en claro que el aumento salarial anual debe ser del 10% cada enero sobre el salario base, no se ha respetado, por el contrario, los salarios como el de un conserje se disparan sin que nadie diga nada. “Es por ello que a partir de ahí, se fueron dando incrementos del 10% cada año en base al salario que anualmente han ido obteniendo los trabajadores de ese organismo, además de los bonos; y así se fueron inflando los salarios”.

Advirtió que si se está hablando de obligar a reintegrar lo que recibieron de más, hay que ver si lo recibieron de forma anómala o fueron los funcionarios quienes lo pagaron así de manera arbitraria.

“Ahora bien, hay que ver si existe en la ley de servicio civil del organismo legislativo la posibilidad de aceptar trabajadores de familiares, y por lo que tengo entendido, no”, añade Linares.

Finalizó con que puede ser antiético, inmoral, pero si no hay prohibición legal ni  impedimento, hay que reformar los estatutos del pacto para que no haya abusos”.

Un Pacto Colectivo leonino

Beneficios excesivos

El Pacto Colectivo de Trabajo del Congreso de la República se suscribió en febrero de 2005 cuando presidia ese organismo Jorge Mendez Herbruger.  En su artículo 22 quedó establecido que todos los trabajadores del Organismo Legislativo tienen derecho a recibir indeminización por supresión de plaza o por despido, equivalente a un mes de salario por cada año de servicios continuos.  Luego en el artículo 23, sobre el incremento salarial dice: El Congreso otorgará a todos los trabajadores del Organismo Legislativo, en el mes de enero de cada año, un incremento del diez por ciento anual, calculado con relación al salario base de cada trabajador. En el 24 es establece un bono de antigüedad que se otorgará a trabajadores presupuestados y por planilla  con efectos a partir de la fecha en que entre en vigencia el pacto; de conformidad con la escala, de 1 año a 5, el bono es de Q75; hasta de más de veinte años de servicio, es de Q600.

3

%d bloggers like this: