Press "Enter" to skip to content

Presidente suspende desfile del Día del Ejército

El desfile militar programado para mañana domingo quedó suspendido. En su lugar se efectuarán unos actos conmemorativos en el interior de las instalaciones que ocupa la Fuerza Aérea, en el Aeropuerto Internacional La Aurora, del lado de la Avenida Hincapié, zona 13 capitalina.

El presidente Jimmy Morales lo decidió así, aunque él mismo había solicitado su vuelta a las calles, luego de ocho años de que la institución no desfilaba, al menos públicamente. De inmediato, la medida corrió como fuego en la pólvora, haciendo su primera aparición en el twitter del presidente, a eso de las 10 de la mañana. De inmediato, la cuenta del gobierno replicó la información del mandatario, para que luego fuera confirmada la versión por el vocero presidencial, Heinz Heimann.

“El desfile será dentro de instalaciones militares y se tiene previsto que la actividad se inicie a las ocho de la mañana. Se contará con la presencia del presidente Jimmy Morales y habrá un espectáculo de maniobras militares que ejecutarán los distintos comandos que participarán en la actividad”, dijo Heimann.

La decisión de Morales será aplicable únicamente en la capital, pues en los departamentos sí habrá desfile en las calles. El vocero también adelantó que en la actividad conmemorativa del 145 aniversario de las fuerzas armadas no habrá ascensos, como tradicionalmente se ha hecho. Estos quedarán pendientes para el 15 de septiembre, cuando se conmemore la independencia patria.

Según lo comentó públicamente el ministro de la Defensa, general Williams Agberto Mansilla Fernández, fue el propio presidente quien solicitó que el desfile conmemorativo por el Día del Ejército volviera a las calles. Pero esta vez no haría su tradicional recorrido pasando frente al Palacio Nacional de la Cultura.

Los distintos batallones saldrían desde la base de la Fuerza Aérea, en la zona 13, llegarían hasta la avenida Las Américas, para luego incorporarse a la avenida La Reforma y culminar su recorrido en la antigua Escuela Politécnica, hoy sede del Ministerio de la Defensa. Pero todo el evento fue clausurado a temprana hora de ayer.

LA MEDIDA

Aunque nadie lo dice abiertamente, lo más probable es que la medida haya sido adoptada por Morales, ante la batalla campal que en las redes sociales se desarrollaba entre seguidores de la milicia y algunos líderes sociales. Entre acusaciones  mutuas de intolerancia, pro militares y antimilitares se dieron a la tarea de lanzarse improperios, principalmente en redes como Twitter y Facebook. Así que la medida presidencial no pudo ser mejor, pues todo pintaba sobre la posibilidad de que el domingo hubiese una batalla campal entre ambos grupos. Así lo plantean los analistas políticos consultados.

Héctor Rosada, exsecretario de la Paz, considera que la decisión presidencial constituye “un acto de mucha cautela”. El mandatario Morales adoptó una medida de equilibrio, pues actuó como presidente, pero también como comandante general del Ejército, dice Rosada.

El analista político Renzo Rosal también cree que el presidente tomó una decisión correcta y acertada. Las críticas que la vuelta del desfile a las calles estaba generando estaban poniendo tenso el panorama, dice el analista. “En cualquier caso, ya sea porque decidió evitar confrontaciones o porque fuera una celebración muy propia del Ejército, fue una decisión acertada”, puntualiza Rosal.

BATALLA CIBERESPACIAL

Aunque los roces venían desde hace varios días, la explosión fue la mañana de ayer. Los ánimos subieron de tono, al extremo de proferir amenazas que llegaron hasta a ofrecer golpes y torturas.

Alguien ofreció garrotazos y esperar a quien quisiera enfrentamiento en algún lugar puntual de la avenida La Reforma. Otro fue más allá y ofreció cortarle los dedos a alguien, diciendo en son de burla que a ver con qué seguía escribiendo su oponente de ideas. En fin, como se dice en buen chapín, los ánimos se caldearon.

Un día antes, el jueves, un grupo de personajes antidesfile marchó por el centro de la ciudad hasta el monumento a Oliverio Castañeda de León. Ahí se colocaron claveles, mantas vinílicas y una imagen del líder estudiantil de los 70. Los organizadores de la actividad fueron los responsables de la organización Hijos, que en su mayoría agrupa a jóvenes  descendientes de guatemaltecos que tuvieron que vivir en el exilio a causa de la guerra  y muchos hasta nacieron fuera de las fronteras guatemaltecas.

“La decisión presidencial constituye un acto de mucha cautela. Actuó como presidente y comandante general  del Ejército”.

Héctor Rosada

Analista político y ex secretario de la paz

Desfile sin salir  2008 

8 años tiene el desfile militar sin recorrer las calles.

3

Comments are closed.

%d bloggers like this: