Home > Columnas > El cinturón que prohíbe las Perseidas

El cinturón que prohíbe las Perseidas

Los astrónomos aficionados centroamericanos-y-del-caribe-2018/">centroamericanos hemos sufrido por años la falta de visibilidad de una de las mejores lluvias de meteoros que hay en el año, conocida como las Perseidas, que se dan en las fechas 11 al 13 de agosto. Los meteoros que la originan provienen de los restos del cometa Swift/Tuttle, con los que choca la Tierra en el espacio, en su camino alrededor del Sol.

Dicho fenómeno reporta anualmente cientos de meteoros cruzando el cielo en países como España y Estados Unidos, pero en Guatemala llevamos 17 años sin verlas. ¿Por qué?

La causa es la densa cobertura de nubes que se estacionan sobre nuestro país en esta época y podríamos decir que sobre toda Centroamérica. Esto se conoce como la Zona de Convergencia Intertropical (ZCIT), que es un cinturón de nubes alrededor del planeta donde convergen los vientos alisios del norte con los del sur.

Se caracteriza por ser ancho, de baja presión y con corrientes de aire caliente, que ascienden y se convierten en nubes enormes y oscuras que impiden la visibilidad. La principal fuente de energía de la convergencia intertropical es el Sol. Su energía calienta la atmósfera, el aire caliente se expande y pierde densidad, con lo cual sube y deja un vacío que se llena con aire frío, generándose así los vientos alisios y en general el sistema de circulación atmosférica tropical llamado célula de Hadley.

Algo interesante es que este cinturón no está inmóvil, sino que se mueve siguiendo al calor del Sol. Como las masas terrestres se calientan más rápido que los mares, el cinturón sube a mayores latitudes moviéndose sobre las grandes masas continentales.  Cuando es verano en el hemisferio sur se extiende por Sudamérica, África, y Australia, mientras que cuando es verano en el hemisferio norte se mueve hasta alcanzar México, Centroamérica, la península Árabe, el norte de la India, China, Corea y Japón.

Las nubes que hay en el Océano Pacífico forman el cinturón de lluvias tropicales.  El calor acelera el proceso de evaporación y formación de nubes, con lo que las masas de aire están por lo general cargadas de humedad, produciéndose tormentas, lluvias copiosas y nubes cumulonimbos de gran altura, que van desde unos 2 Kilómetros hasta unos 18 Kilómetros.

Este movimiento de masas de aire, es lo que causa la estación lluviosa en los países centroamericanos, y lo que impide a los astrónomos aficionados efectuar buenas observaciones de estrellas durante los meses de mayo a noviembre. El año pasado el cielo se empezó a “aclarar” en diciembre con lo cual se abrió la época de observación, que dura hasta abril. Luego el ciclo se repite año con año.

Pero hay algo más. Cuando las masas de aire o agua se desplazan siguiendo meridianos terrestres, su trayectoria y velocidad cambian por un efecto conocido como el efecto Coriolis.  Los vientos o corrientes oceánicas se desvían acelerando en la dirección este si van hacia los polos u oeste si van hacia el ecuador.  Estas desviaciones producen remolinos que giran en el hemisferio sur en el sentido de las agujas del reloj y en el hemisferio norte, en sentido contrario.

Leave a Reply