Home > Columnas > Voto blanco contra latinos
mireya-batun

Acabamos de observar, contra todos los pronósticos, el sorpresivo triunfo de Donald Trump para la presidencia estadounidense sobre la favorita Hilary Clinton.  Esto genera gran temor a todos los que nos corre sangre latina en las venas (residentes o no en aquel país), por los múltiples ataques que sufrimos durante su candidatura y por sus promesas de campaña, entre ellas, de deportar a los latinos inmigrantes y construir otro muro de la vergüenza, igual que en Berlín, solo que entre México y Estados Unidos para evitar el ingreso irregular de migrantes e impedir que los supuestos criminales lleguen a esa nación.

Lo malo es que con esas promesas, todos los latinos seremos cortados con la misma tijera, que bajo características de la teoría Lombrosiana del criminal nato, por ser morenos y chaparritos, seríamos perseguidos. El voto que llevó al poder a Trump, en su mayoría fue de gente blanca, sin educación superior o muy poca, con quienes efectivamente logró conectarse con base en el márkenting viral que a diario utilizaba en las redes sociales, creando controversia para que su nombre lograra cada vez más popularidad.

A esa población blanca les creó el sentimiento de que eran víctimas del desempleo por causa de la migración latina, a quienes frecuentemente señaló de ser los causantes de robarles las fuentes de trabajo y beneficios sociales que a ellos les pertenecía, y que además son las personas que delinquen a diario.  Esas propuestas racistas, homofóbicas y misóginas, que para muchos son irracionales para el siglo.21  -porque debe reinar la tolerancia a la diferencia y el respeto a los derechos humanos- fueron las generadoras del nacimiento o aumentó ese sentimiento de odio antiinmigrante, en especial hacia los latinos.

Durante la campaña electoral se les preguntaba a los latinos por quién votarían y la mayoría respondía que por Clinton,  aunque muchos analistas decían que realmente no era porque estaban convencidos que ella era la mejor opción sino que era un voto de castigo contra Trump, por todas sus promesas racistas contra los latinos.  No obstante, como si fuera un karma obtuvimos como respuesta el elevado voto blanco contra los latinos, que lo condujo al triunfo y que aflore el miedo entre los migrantes.

Leave a Reply