Press "Enter" to skip to content

Ideas que trascienden sepulturas

Por: Erlin Amaya

Ante un suceso histórico como la muerte del ex mandatario cubano, el eterno comandante, querido por muchos y odiado por otros tantos: Fidel Castro; surgen diversas reacciones, tanto de admiración y alabanza por muchos, como de odio y desprecio por otros. Y es que el controversial personaje político logró ser conocido a nivel mundial, independientemente del sentimiento que despertara en las personas ya sea por los ideales, la cultura, o la inclinación política de cada uno.sv-20161129-sepulturas

Cuba no será un modelo a seguir en muchísimos aspectos, pero este país hermano latinoamericano nos ha dejado también muchas enseñanzas de lucha y perseverancia a pesar de las adversidades. Y Fidel, como líder del pueblo cubano por casi medio siglo, con buenas o malas prácticas, y buenas o malas acciones como mandatario y como tantos otros líderes, ha logrado marcar una época y dejar un rastro que no se borrará fácilmente. Y es que cuando las ideas de un personaje, sea quien fuere, logran llegar al corazón y a la mente de las personas, y llegan a convencerlas de que lo que se está haciendo es completamente bueno (o completamente malo) dichas ideas pueden llegar a enraizarse tan profundamente que sin importar el tiempo que pase, o lo extremo que sean las consecuencias de los actos y las decisiones provocadas por la idea original, cualquier acto llegará a ser justificable y trascenderá generaciones que harán que la idea se repita, se transmita, multiplique y perdure.

Es así como se forman tanto seguidores como detractores: por el poder de las ideas. No son las personas las que mueven masas, no son las personas las que causan las guerras, o las que obtienen la mayoría de votos en una elección, son las ideas que promueven, ideas que crecen con el paso de los años, y se hacen más fuertes en las mentes de aquellos que las alimentan y llegan a convencer y a perdurar incluso por siglos en aquellos pueblos que no logran salir de los círculos viciosos en los que se han metido.

“En Cuba podemos enumerar muchísimas violaciones a los derechos humanos.”

En Cuba podemos enumerar muchísimas violaciones a los Derechos Humanos, políticos y económicos de los ciudadanos, podemos mencionar la pobreza, el hambre, y la opresión encabezando la lista, pero siempre es más fácil señalar las falencias de los vecinos que las propias, porque no sólo Guatemala sino muchos de los países de América Latina que no han tenido dictaduras tan largas ni gobiernos tan opresores incluso superan las cifras de muertes políticas, y violaciones a los Derechos Humanos. Así que no se trata de señalar lo malo, y en este caso tampoco lo bueno que el líder cubano hizo en su pueblo. Sino de cómo el luchar por sus ideales, y la forma de transmitir sus ideas lo hizo posicionarse como uno de los líderes más seguidos, trascendentales y controversiales de nuestro siglo.

A lo largo de la historia han existido muchos otros líderes “buenos o malos” (pues esto es demasiado subjetivo) tanto políticos, filósofos, sociólogos y empresarios que han trascendido épocas y fronteras por sus ideas; ideas que han llegado a marcar tendencias y formas de gobernar, pensar y actuar por generaciones. Así que en lugar de dedicarnos a tomar un bando popular a favor o en contra de las ideas de alguien, y dejarnos llevar por la pasión de amar u odiar a un líder, invirtamos un poco de nuestro tiempo en dedicarnos a trabajar en cultivar nuestras propias ideas que nos ayuden a ver y entender con mucha más claridad lo que sucede a nuestro alrededor y hagamos que nuestras ideas trasciendan nuestra muerte en aquellos a quienes llegamos a transmitirlas.

%d bloggers like this: