Press "Enter" to skip to content

El agua, un recurso natural que debemos cuidar

Ayer se celebró el Día Mundial del Agua y varios colectivos en Guatemala lo conmemoraron con una manifestación que llegó hasta el Palacio Nacional. El mismo llevó el mensaje de preservar el vital líquido. En el país todavía no se tiene la consciencia de la importancia de cuidar este valioso recurso, vital para la vida de los seres que habitamos el planeta. En muchos lugares del país escasea el agua y los afectados deben caminar grandes distancias para adquirirla, otros tienen la ventaja de tenerla y en muchas ocasiones la desperdician. El agua debe ser motivo de atención por parte de las municipalidades del país, que en su mayoría tienen a su cargo la distribución del vital líquido.

Debe establecerse una ley que proteja los mantos de agua y donde esta corre. Esta ley no existe y por ello se extrae de los ríos o se desvía de sus cauces para otro tipo de intereses comerciales. Guatemala es el único país de Centroamérica que no cuenta con una ley de aguas, y es en donde 4 de cada 10 personas en pobreza extrema no tienen acceso a fuentes mejoradas del líquido vital. Corresponde a todos cuidar y velar porque se preserve el agua, un aspecto es no desperdiciarla, otro es cuidando las áreas verdes que la resguardan y no contaminar los ríos. Ayer, Bernardo Caal, representante de la comunidad Chacalté, Quiché, indicó que la maquinaria que utilizan algunas hidroeléctricas en los ríos consume el agua que abastece a 195 comunidades río abajo de su área.

Según la Procuraduría de Derechos Humanos, de los 22 departamentos que tiene el país, los que tienen mayor acceso a las fuentes de agua son los departamentos de Sololá (97.1%), Sacatepéquez (94.9%) y Guatemala (90.5%). Los que tienen menos acceso a dichas fuentes son: Alta Verapaz (44.5%), Retalhuleu y Escuintla (ambos 57.2%). Según una proyección de Unicef, unos 600 millones de niños vivirán la escasez de agua en el año 2040. La entidad indica que “36 países se enfrentan a niveles extremadamente altos de estrés hídrico”.

El documento de Unicef examina las amenazas a la vida y el bienestar de los niños causadas por las fuentes agotadas de agua potable, y las formas en que el cambio climático intensificará estos riesgos en los próximos años. En ese sentido, apunta que las temperaturas más cálidas, el aumento del nivel del mar, el alza de las inundaciones, las sequías y el derretimiento del hielo polar afectan la calidad y la disponibilidad de los sistemas de agua y su saneamiento. Asimismo, el crecimiento de la población, el aumento del consumo de agua y la mayor demanda de este líquido, debido principalmente a la industrialización y la urbanización, están drenando los recursos hídricos en todo el mundo, destacó Unicef.

El documento llama a los gobiernos a planificar cambios en la disponibilidad y demanda de agua en los próximos años, y a dar prioridad a los niños más vulnerables al acceso a este líquido.

Comments are closed.

%d bloggers like this: