Press "Enter" to skip to content

Por los 100 años de JFK

Esta semana hubiera estado de cumpleaños John F. Kennedy, personaje que supo ganarse la admiración de todo un país junto a su elegante esposa, y por qué no, si son una de las parejas más distinguidas y sofisticadas que haya visto Estados Unidos en la Casa Blanca. Aún y con todos sus errores políticos. Fue en Dallas, Texas, que se produjo el asesinato de este recordado presidente de Estados Unidos. Y cabe mencionar que aún predomina la duda sobre quién mató a Kennedy.

En el libro del chileno Robinson Rojas se habla sobre una conspiración de grupos de poder que mandaron a eliminar al presidente por intereses personales. Y al poco tiempo matan a su asesino, Lee Harvey Oswald, para callarlo, muy similar a la novela de Byron Lima por estos lares. Kennedy asumió el liderazgo del ala liberal del Partido Demócrata y reunió a un grupo de jóvenes políticos con talento, en el que se encontraba su hermano y director de la campaña, Robert F. Kennedy.

El 20 de enero de 1961, toma posesión JFK como Presidente No. 35 de Estados Unidos. Fue el presidente más joven y el primero católico de la historia de Estados Unidos. Kennedy, entre tanto, fue severamente criticado por ciertos acontecimientos como la invasión a Bahía Cochinos, en la cual las tropas partieron desde nuestro país, intentando una frustrada invasión a Cuba y a las políticas de Fidel Castro. Kennedy in Power:

A Critical and Skeptical Analysis (1961), escrito por el profesor James Tracy Crown y George P. Penty, menciona que “hasta la invasión a Cuba, la mayoría de americanos estábamos encantados con nuestro nuevo y joven Presidente. Un shock extremo se produjo seguido de una reexaminación a profundidad de las políticas de la administración Kennedy.” Empero, me rehúso a aceptar con tanto desgano la presidencia de Kennedy. Recordemos que es el presidente que más popularidad tiene en la mente de los estadounidenses, y aún antes de la melancolía y el mito, en tiempos de su mandato Kennedy logró uno de los niveles más altos alcanzados nunca por un presidente estadounidense, con el 83% de índice de popularidad en 1961.

Lo que resulta interesante del mandato de los Kennedy es que en ese tiempo se vivió un despertar cultural y artístico en Estados Unidos: se vistió de elegancia y sofisticación una cultura que siempre ha estado necesitada de cultura, y que encontró un punto de referencia en la pareja presidencial. Jacky Kennedy, con vestidos mandados a diseñar exclusivamente por Oleg Cassini para cada evento, mandó a restaurar la Casa Blanca al considerarla vacía de historia, y en su lugar puso muebles originales de épocas antiguas.

Genios del marketing político sin existir aún el término, su carisma como pareja fue transmitido a grupos minoritarios, como hispanos, en donde Jackie Kennedy, que hablaba 4 idiomas, se dirigía a los futuros electores. Y así terminó el legado de Camelot, un respiro en medio de todos aquellos años en Estados Unidos, y una ilusión de haberle dado lo más cercano a un reinado que ese país habrá de tener.

%d bloggers like this: