Home > Columnas > Educación separada según sexo: Sí o no

Educación separada según sexo: Sí o no

///
Comments are Off

#DescubrirLasRaíces

Un escrito que recientemente me hicieron llegar desde España, señala que diversas investigaciones realizadas desde el ámbito de la psicología y la neuropsicología permiten explicar muchas de las diferencias que los profesores constatan a diario en sus clases.

Dentro de las principales razones por las cuales la educación diferenciada es la mejor opción para los jóvenes están las siguientes:

  1. Atención personalizada: en la educación es importante tener en cuenta las diferencias individuales de cada alumno, considerando que una fuente relevante de diferenciación procede del hecho de ser varón o mujer.
  2. Formación para cada ritmo evolutivo de ambos sexos: las diferencias entre ellos y ellas tienen una base neuropsicológica como han demostrado algunas investigaciones en las que se observan diferencias en la secuencia de desarrollo de las diversas regiones del cerebro.
  3. Procesos de aprendizaje propios: muchas investigaciones han encontrado diferencias significativas en los modos y procesos de aprendizaje de las alumnas y los alumnos:
  4. Desarrollo socioafectivo. Algunas investigaciones también han encontrado diferencias en la forma en que chicos y chicas procesan las emociones:
  5. Programas de inteligencia emocional. La forma de motivar a los chicos tiene características diferentes a la de las chicas: diferentes intereses en chicas y chicos en todas las edades: en los juegos, en el tipo de textos y materiales que eligen a la hora de leer, y en la forma en que interpretan diversos estímulos.

Comprender y aceptar la existencia de estas diferencias entre sexos nos permitirá aceptar la existencia de diferentes formas de comprender y aprender en las alumnas y los alumnos, y aprovecharlas desde el punto de vista pedagógico.

En los colegios que cuentan  con un sistema de educación diferenciada que facilita el aprendizaje de los alumnos en función a sus actitudes cognoscitivas, puede constatarse lo que se señala aquí.

Tema interesante el de la educación separada según el sexo, que en muchos lugares se plantea como una opción valiosísima. No hace mucho se recordó este asunto cuando el Tribunal Federal de Alemania confirmó que las escuelas privadas, cuya existencia está garantizada por la Constitución, incluye el derecho a la educación diferenciada –separados ellas y ellos-. Y aclaraban que muchos expertos recomiendan hoy en día esa separación; y que las escuelas privadas en Alemania – donde el Estado asume el 78% de sus gastos- pueden elegir de acuerdo con sus principios pedagógicos. Se trata del apoyo de la administración pública en su financiación, según un modelo similar a España o a las “écoles sous contrat” en Francia.

Los padres deben poder decidir lo que consideran mejor para sus hijos, sin que el gobierno de turno decida por ellos. Y la educación separada pública y privada –aquí la polémica se centra en jóvenes de 12 a 18 años- es algo que los padres deben poder elegir. Y la razón es que es deseable un ambiente formativo sereno, en el que pueda desarrollarse la peculiar vida afectiva de cada sexo particularmente en la adolescencia.

TEXTO PARA COLUMNISTA