Press "Enter" to skip to content

Día de Acción de Gracias

#Emunah

El cuarto jueves del mes de Noviembre se celebra “Thanksgiving Day” o “Día de Acción de Gracias” en suelo estadounidense. Es un festejo nacional que reúne a familias y amigos para compartir, dar una oración de acción de gracias y disfrutar de comidas típicas de esta fiesta: el tradicional pavo relleno al horno, puré de papas, salsa de arándanos, pastel de calabaza o manzana, entre otros.

Esta celebración ha trascendido a otros países; y aunque no es una tradición guatemalteca, en los últimos años algunos restaurantes ofrecen “cenas de acción de gracias”. Asimismo, esta festividad es celebrada por la gran comunidad de expatriados estadounidenses que residen en distintos puntos de Guatemala.

De igual forma ciertos negocios guatemaltecos, como estrategia de mercadotecnia, han adoptado el famoso “Black Friday”, el día posterior al Día de Acción de Gracias que inaugura la temporada de compras navideñas con significativos descuentos en varias tiendas y comercios. Continuando con el “Cyber Monday” que también se lleva a cabo en el mismo mes después del día festivo, para seguir con la racha de ofertas por Internet.

Para muchos esta celebración representa tan sólo una estupenda oportunidad para disfrutar de una rica cena en familia o con amigos y gozar de un fin de semana largo. Para algunos posiblemente signifique una excusa para glotonería y borrachera. Mientras otros piensen que es simplemente otro día festivo que inaugura las celebraciones navideñas, y otorga una buena oportunidad para obtener las mejores ofertas de compras durante el año.

Con el paso del tiempo esta celebración se ha convertido en un fenómeno explotado a escala comercial. En consecuencia, una gran cantidad de norteamericanos y personas de otros países que se han unido a esta festividad no perciben el origen y el objetivo de este festejo. Para conocer un poco de ello, hagamos un pequeño viaje al pasado.

Todo empezó en 1620, cuando el barco Mayflower zarpó desde Gran Bretaña con destino al Mundo Nuevo, desembarcando en la costa este de América del norte. Los 102 primeros colones anglosajones, sin contar la tripulación, conformaron la colonia de plymouth en Massachusetts. Más de la mitad murió debido a las inclemencias del frío de invierno, y por enfermedades y hambre.

En 1621 se celebró el “Primer Día de Acción de Gracias” en la “plantación de Plymouth”, como una celebración enfocada en Dios para agradecer sinceramente por una exitosa temporada de cosecha, compartiendo con los indios Wampanoag por su generosidad al haberles proveído suministros y enseñado técnicas de cultivo y caza.

En noviembre de 1623, después de recolectar la cosecha, el gobernador de la colonia de peregrinos de la plantación de Plymouth declaró: “Todos ustedes, peregrinos, con sus esposas e hijos, congréguense en la casa comunal, en la colina… para escuchar al pastor, y dar gracias a Dios todo poderoso por todas sus bendiciones.”

En los años siguientes, dicho gesto de gratitud a Dios siguió teniendo auge; y un siglo después, en 1789, el primer presidente de los EEUU, George Washington proclamó el 26 de noviembre como “un día de acción de gracias y oración pública”.

Sin embargo, no fue hasta el 3 de octubre de 1863, en medio de la violenta Guerra Civil, cuando el presidente Abraham Lincoln proclamó un día festivo a nivel nacional recordando que a pesar de las circunstancias, el año había estado lleno de “bendiciones de campos fructíferos y cielos sanos, y de regalos llenos de gracia del Dios Altísimo”.

La fiesta no se establece de manera oficial por el Congreso hasta 1941, año en el que el presidente Franklin D. Roosevelt, incluye en los Días festivos federales el día de Acción de Gracias, para celebrarse el cuarto jueves de noviembre.

Aunque esta celebración no es una fiesta que tenga registro bíblico, su contexto deja bastante claro que se originó de corazones agradecidos con Dios por sus beneficios y bondades. Un principio bíblico que Dios nos recuerda constantemente en Su Palabra “ser agradecidos y generosos”. En ella misma nos pide que seamos “pacientes para con todos” y que “ninguno pague a otro mal por mal”, enfatizando que “Demos gracias en toda situación, porque esta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús”.

En la vida siempre habrán situaciones adversas diversas. Este año Guatemala se vistió de luto con la violenta tragedia de la erupción del volcán de fuego; asimismo ha habido crisis política, social, y económica y otros eventos que nos hacen propensos a renegar y  a olvidar nuestras “bendiciones de campos fructíferos y cielos sanos”.

Sin embargo, el Día de Acción de Gracias nació como un día de agradecimiento especial al Dios por sus múltiples bendiciones. Nosotros, como los peregrinos, tenemos la oportunidad de elevar oraciones de acción de gracias a Dios. Dios es bueno, y toda buena dádiva proviene de Él. De todos los regalos de Dios, el más grande que Él ha dado es el de Su Hijo, Jesucristo, nuestro salvador.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Comments are closed.

%d bloggers like this: