Press "Enter" to skip to content

México, una nueva era

#GuatemalaAlRescate

Andrés Manuel López Obrador ganó las elecciones en México el 1 de julio de este año con una victoria abrumadora sobre sus rivales, lo que da un nuevo giro al sistema político dominante en ese país y a la vez le confiere un amplio mandato para realizar las reformas que considere importantes para mejorar el desempeño de su gobierno.

El resultado electoral representa, sin lugar a duda, un rechazo al statu quo imperante en México durante muchos años, y en los que los mexicanos sienten que no han sido favorecidos, especialmente en lo económico y que a cambio solo han tenido una gran carga de violencia producto del narcotráfico que los afecta de sobremanera.

Las promesas de campaña de López Obrador podrían resumirse así: 1.- Acabar con la corrupción, metiendo preso a quien hubiere participado en estos actos sin importar quien fuera. 2.- Reducir la violencia retirando a los soldados y marinos de la lucha que estos libran en contra del narcotráfico. y, 3.- Abordar la pobreza generalizada en su país que afecta a un 43.6% de la población es decir 53.4 millones de personas que viven bajo el umbral de la pobreza; promesas que sin lugar a duda tuvieron un efecto positivo en sus votantes, pero una cosa son las promesas de campaña, y otra la realidad política cuando se asume un cargo.

Revisemos esas mismas propuestas al día de hoy, ofreció abordar y desterrar la corrupción en su país, afirmando que seria castigado fuera quien fuera el que hubiese participado en estos actos, sin embargo propuso una amnistía aduciendo que de no implementarse esta, se llenarían las cárceles, ofreció regresar a los cuarteles a los soldados y marinos que libran una lucha en contra del narcotráfico, hoy su propuesta, es crear una guardia nacional bajo el mando de un militar designado por la Secretaria de la Defensa Nacional, aduciendo que tomó esta decisión porque las corporaciones policiales de su país, no tienen la capacidad de garantizar la seguridad, y,  la pregunta que se hacen muchos analistas es ¿Cómo pagará su ambicioso plan de programas sociales sin gastar en exceso y dañar la economía de su país?

Según la encuesta de Reforma (25.07.18). Las expectativas de los mexicanos en el gobierno que tomó posesión ayer 1 de diciembre, son muy altas, el 62% piensa que en este gobierno va a mejorar la economía, 61% la calidad de la educación, 60% la calidad de los servicios de salud, 57% la calidad de vida de los mexicanos, 54% la seguridad, 53% la economía familiar, y 52% la procuración de justicia; en esta misma línea 60% piensa que van a aumentar los empleos, 47% la inversión en el país, 47% la  protección a los derechos humanos, y 42% la libertad de expresión; todo esto en un mandato presidencial de 6 años.

Si bien es cierto que durante la campaña política López Obrador tuvo un discurso de expectativas muy altas, también es cierto que ya como presidente electo las ha intentado aminorar, lo cual es entendible, el perfectamente sabe que, de no poder realizar en el mediano plazo por lo menos 2 de sus promesas, su propio electorado será su mayor obstáculo para realizarlas o consolidarlas.

Solo quiero desearle al presidente López Obrador muchos éxitos en todo aquello que quiera o pueda realizar para beneficiar a la gran mayoría de mexicanos pobres, porque al final son estos quienes más lo necesitan, y que ojalá logre que México vuelva nuevamente a ser el Mexico de paz y tranquilidad, son mis mejores deseos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Comments are closed.

%d bloggers like this: