Home > Columnas > Planeando el viaje al futuro

Planeando el viaje al futuro

Poptun

Planeando el viaje al futuro

El mundo está cambiando y ahora nadie tiene su futuro asegurado. La sociedad que conocíamos hace unos años se ha trasformado vertiginosamente. La vida ya no es igual a la que vivieron nuestros antepasados, que aunque modesta, fue bastante apacible y sin mayores preocupaciones hacia su futuro próximo porque las conmutaciones eran más extendidas en el tiempo.

Nuestros abuelos vivían de forma humilde y con una economía escasa, pero luego los hijos disfrutaron de una mejor calidad de vida y les proporcionaron superiores oportunidades a sus familias.  Estos esperaban el momento de finalizar su vida laboral, para recibir su jubilación y sobrellevar su vejez.

Actualmente muchos han superados a sus padres, esperan retirarse y tener su recompensa con la jubilación.   Además aspiran que sus hijos tengan una vida mejor, cumplan sus metas y se realicen personal y profesionalmente y que tengan una favorecida calidad de vida.  Sin embargo, ese camino de prosperidad se ha roto.  Los jóvenes ya no tendrán la vida tan fácil de superación y prosperidad económica como era en el pasado, pues nos hemos modificado radicalmente, incluso la estabilidad laboral y financiera está en peligro para quienes ahora somos la fuerza laboral.  

En este momento no se tiene certeza hasta qué fecha subsistirán los programas de retiro, porque la población laboralmente activa se ha reducido y las expectativas de vida han aumentado por los adelantos médicos, por lo que al comprimirse la base de la población que sostiene laboralmente a quienes están jubilados y crecer la población retirada, los programas de jubilación están en peligro de disiparse.   

No obstante, esos no son los únicos peligros que enfrentan las poblaciones más jóvenes.  Ya no basta tener una carrera universitaria para conseguir el éxito, cada vez es necesario estar mejor preparados académicamente, pero el trabajo sigue escaso.  Y es que muchos puestos de trabajo se han reducido por el uso de máquinas.  Hoy por hoy, existen menos personas atendiendo en restaurantes de comida rápida, en cambio hay máquinas en las cuales se puede realizar pedidos de comida.  También advertimos menos personas atendiendo en los bancos, porque las gestiones bancarias se efectúan en “línea”.

John Pugliano, autor del libro “The Robots are Coming: A Human’s Survival Guide to Profiting in the Age of Automation» («Vienen los robots: una guía de sobrevivencia humana para ganar dinero en la era de la automatización»), manifiesta que en los últimos tiempos muchos puestos de trabajos cumplidos por operarios de fábricas fueron eliminados por el avance de la tecnología, pero ahora quienes están amenazados son los profesionales altamente calificados. Refiere que médicos, abogados, arquitectos, contadores, pilotos de guerra, entre otros, verán disminución en su campo laboral. 

Asociado a este fenómeno real y vigente del inicio de la automatización de los puestos de trabajo, muchas empresas buscan empleados en otros países que ofrecen mano de obra barata para que éstos realicen el trabajo.  Cuando se llama a centros telefónicos se pueden escuchar acentos extranjeros como consecuencia de este tipo de contrataciones.

A este tipo de problemas, se unen los cambios en el ámbito social y ambiental.  En el primer caso, la corrupción en nuestro mundo crece y cada vez es más cínica y bochornosa.  En el otro aspecto, el cambio climático y la contaminación progresa en la tierra, el tráfico aumenta, los polos se derriten, los bosques se reducen, los arrecifes mueren, los afluentes de agua se comprimen  y los demás recursos naturales se disipan. 

Concluyentemente los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de hoy tendrán que desafiar guerras por la disputa de estos recursos y afrontar estos problemas heredados. Con estas transformaciones en el ámbito laboral, económico, social y ambiental, podríamos decir que nuestras descendencias tendrán que sobrevivir por más tiempo, pero en una era sin generación de empleos.

Como padres tenemos el deber de asegurarnos que nuestros hijos estén preparados para ese mundo desconocido que deberán de enfrentar y las generaciones actuales también poseen el deber de planear y construir su futuro para ser los mejores en su campo.  No tenemos idea de cómo será ese mundo del futuro, pero se podrá enfrentar si se está capacitado.

El autor Pugliano, indica que aquellas personas que “sean capaces de resolver problemas inesperados, anticiparse a lo que puede ocurrir, tomar riesgos y dar respuestas creativas” serán quienes sobrevivirán. 

Por eso, en este nuevo año 2019, los propósitos de vida deben ir encaminados a explotar las capacidades, potencialidades y habilidades que nos impulsen hacia metas y objetivos que expresen el deseo de ser los mejores calificados y que nos fortalezcan para tomar riesgos.  Mark Zuckerberg, expresó: “En un mundo en el que todo cambia realmente rápido, la única estrategia que está garantizada para fallar es la de no tomar riesgos”.

¡Feliz viaje al futuro! ¡Feliz año 2019!

TEXTO PARA COLUMNISTA