Press "Enter" to skip to content

Las elecciones presidenciales en El Salvador

Relaciones Internacionales

Las elecciones presidenciales siempre ponen a prueba a toda la cartera de Estado que bien o mal han tenido avances importantes en el fortalecimiento institucional electoral acompañado de una observación electoral de la comunidad internacional que quiere que El Salvador siga creciendo en sus valores democráticos sentando buenos precedentes, haciendo que las elecciones sean confiables y que no dejen mayor duda posible de su proceso. Además FUSADES, CREO, el Instituto Republicano Internacional y otras organizaciones más en El Salvador han trabajado en dar a conocer toda la dinámica electoral.

Han quedado deudas de propuestas concretar para reducir la migración masiva no sólo hacia Estados Unidos sino que a otras partes del mundo, además las redes sociales que sirven como una plataforma importante de comunicación en la actualidad sirvieron en algunas ocasiones para insultos y chascarrillos que definitivamente nos hacen quedar mal como país, la comunidad internacional permanentemente nos ha estado observando y siguiendo de cerca a través de los noticieros que tenemos.

Una vez más, está en juego nuestras libertades, democracia y el sistema republicano con sus debidos contrapesos que hasta hoy estamos gozando que desde luego no son perfectos pues jamás una democracia ha sido perfecta absolutamente, no obstante la campaña ha ido evolucionando tanto positivamente como negativamente y los ciudadanos no debemos enfocarnos sólo en lo negativo sino que en lo positivo ya que hoy con la digitalización tan palpable hasta nuestros días ha permitido tener otro rostro de las anteriores 2 campañas presidenciales en el país, visualmente más pacífico ya que no se han observado zafarranchos en las calles de la capital ni el famoso pinta y pega de los postes.

Necesitamos tener claridad de cómo se puede ir mejorando nuestra institucionalidad democrática siempre teniendo contrapesos, respetando el estado derecho que es tan importante hasta para las grandes inversiones. Como ciudadanos no sólo podemos quejarnos siempre de las autoridades políticas, no confiar en la institucionalidad es algo perjudicial para el avance de la democracia y sistema de libertades que queremos.

José Matías Delgado, nuestro padre de la patria soñó un El Salvador libre, un El Salvador con un sistema democrático ordenado y tal como lo ha manifestado en este espacio el Doctor Escobar Galindo es un ejemplo a seguir para el actual estamento político salvadoreño. Las bases que sentaron a esta república viene desde hace muchas décadas y que ojalá en estas elecciones presidenciales podamos entender y saber que El Salvador no puede ser objeto de burlas ni una marginación de la comunidad internacional por tener un gobierno que atente contra los derechos humanos y libertades, cualquiera.

La libertad en El Salvador todavía es un concepto que muchos han convertido en algo relativo y lo han hecho en libertinaje sin control, no obstante muchos creemos todavía que la institucionalidad salvadoreña puede ser mejor pero hay que seguir trabajando incansablemente en conjunto como país para tener una sociedad mejor, una sociedad que vuelva a ser admirable para nuestro vecindario centroamericano como un destino para generar trabajo, para generar oportunidades a nosotros los jóvenes más que todo.

TEXTO PARA COLUMNISTA
%d bloggers like this: