Press "Enter" to skip to content

¿Que es el amor?

Emunah

Sin lugar a duda esta pregunta genera millones de respuestas, ya que es difícil establecer una definición exacta de lo que es el amor. En todos los lugares donde volteamos a ver el “amor” hace su aparición. Películas, programas de televisión, música, redes sociales, libros, y miles de voces quieren mostrarnos lo que el amor es.

Por supuesto que todos hemos experimentado el amor, pero ¿Cómo definir algo tan abstracto y complejo? poetas, compositores, artistas, filósofos han tratado de describirlo, sin llegar a concretar una interpretación única. Aunque habitualmente puede ser interpretado como un sentimiento relacionado con el afecto, la bondad, la compasión y el apego que genera un conjunto de emociones, actitudes, y experiencias.

La mayoría definimos el amor como un sentimiento o emoción, pero asimismo sabemos que es mucho más, y por esa razón se dificulta dar una definición precisa del mismo. ¿Es el amor un sentimiento, una emoción, una idea, o un pensamiento? ¿Es el amor algo físico, biológico, químico, o espiritual? Para entender el amor, y de hecho, para amar de la manera correcta, debemos ir a su fuente original: a Dios, ya que Dios es amor.

La fuente del amor es Dios, quien nos ama con amor eterno, un amor incondicional que se basa en su naturaleza, más que en nuestros méritos, porque es el atributo central del carácter de Dios. La más grande expresión de su amor se encuentra en Juan 3.16: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

La Biblia tiene una definición concreta de lo que realmente significa el amor verdadero, indica que “El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta”. 1 Corintios 13:4

El amor verdadero no busca el poseer, sino que es la entrega total de uno mismo; como el que Cristo tuvo por la humanidad al entregar su vida, sin reserva, por la salvación del género humano. Un amor que va más allá del placer, de los lazos consanguíneos y afectivos, porque conlleva a un compromiso profundo por ayudar al bienestar de los demás. Más que sentimientos, es entrega, dedicación, sacrificio, perdón, y aún corrección para la salvación del alma.

Un amor que se basa en principios bíblicos fomenta la unidad, y el respeto por los valores morales y éticos. Asimismo promueve el amor por los enemigos, por quienes normalmente no se sentiría afecto, ya que produce un interés sincero por hacer el bien y vivir en armonía. Para cultivarlo, el amor debe estar dirigido primero a Dios, por encima de todos lo demás; de otro modo, podría distorsionarse, hasta el punto de volverse idólatra.

Jesucristo en repetidas ocasiones demostró demostró su amor por Dios y por la humanidad, por lo que nos recuerda que el mandamiento más importante en la Biblia es amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, fuerza y mente; y el segundo mandamiento es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Sólo Dios puede otorgarnos esa clase de amor, un amor desinteresado, bondadoso y misericordioso que incluye a nuestros enemigos, principalmente por su salvación.

Y para ti, ¿qué es el amor? Aunque es una realidad que todos lo hemos experimentado, podríamos dar nuestra propia definición; no obstante la Biblia nos enseña que sólo aquellos que aman a Dios con todo -corazón, alma, mente y fuerzas- conocerán y expresarán ese amor genuino, libre de egoísmo e idolatría. Un amor que a pesar de nuestras imperfecciones y debilidades, soportará todo y dará buen fruto porque proviene de Dios.

El apóstol Pablo nos asegura asimismo que el amor “espera todas las cosas”, y dijo que entre la fe, la esperanza y el amor, “el mayor de estos es el amor”. Esta clase de amor hizo que Dios diera lo que más atesoraba su corazón, su Hijo unigénito, Jesucristo. Un amor sincero, indestructible e invaluable, lleno de esperanza que siempre espera lo mejor; un amor que edifica y cambia vidas para construir una Guatemala mejor. ¡¡Feliz mes del amor y de la amistad!!

TEXTO PARA COLUMNISTA
A %d blogueros les gusta esto: