Columnas

EL RENAP

Guatemala Al Rescate

El derecho a la identidad es un tema de suma importancia por lo que es fundamental integrar una serie de procedimientos institucionales para su efectiva protección, la concepción moderna del derecho a la identidad, recogida en diversas constituciones, legislaciones, doctrina y jurisprudencia nacional e internacional, apunta al reconocimiento de este derecho en una doble dimensión: estática y dinámica. La identidad estática se refiere a la identificación física, biológica o registral de un sujeto, como el nombre, seudónimo, imagen, sexo, lugar y fecha de nacimiento, huellas digitales, filiación, nacionalidad; mientras que la identidad dinámica trasciende a la estática y se extiende a la “verdad personal o proyecto de vida” de cada sujeto, que comprende el derecho de cada uno a que se le reconozca como titular de sus actividades reales y potenciales y de sus principales activos, que para las mayorías son sus tierras, viviendas y negocios. Si consideramos la vida, la libertad y la identidad como una trilogía de intereses, calificados como esenciales entre los esenciales, concluimos que éstos merecen una privilegiada y eficaz tutela jurídica (Fernández Sessarego 1992: 22).

Partiendo del principio de que toda persona tiene derecho a tener una identidad, que incluye el nombre, apellido, sexo, estado civil, lugar y fecha de nacimiento, y que es precisamente esta información  la que  hace a una persona única y que la diferencian del resto de los ciudadanos, es esta identificación la que le permite relacionarse en sociedad, pero ¿Cómo se logra esa identidad? Es deber del Estado proveer a sus habitantes, desde su nacimiento hasta su muerte, de un documento que le permita acreditar su identidad para el libre ejercicio de sus derechos y obligaciones como persona y como ciudadano, la incapacidad del Estado para garantizar que sus ciudadanos tengan un documento que los identifique plenamente es considerada una violación a los derechos humanos.

La historia reciente de Guatemala muestra una constante violación al derecho de la identidad. Desde su creación el RENAP no ha podido cumplir con una de sus funciones más importantes: identificar a los guatemaltecos y guardar con recelo la información de la ciudadanía, desde su nacimiento hasta su muerte; debemos  entender que el RENAP debe  ser un registro que funcione integrado a la SEGURIDAD NACIONAL, porque este guarda información sensible y valiosa de los ciudadanos y desgraciadamente esta institución ha estado involucrada en escándalos de corrupción, que van desde la venta de información hasta el manejo de documentos por parte de empresas privadas.   La información que resguarda el Renap alimenta al padrón electoral del TSE, al Ministerio Público, la PNC, a la SAT, al Instituto de Migración y otras,  por lo que podemos concluir con absoluta certeza que es necesario revisar en su integralidad la seguridad de la información que ella resguarda para devolverle la confianza al Renap, de que su trabajo esta realizándose de acuerdo con la ley, pero sobre todo cuidando la información de los ciudadanos.

Para lograr este cometido, es necesario que en el Renap se cuente con  personal profesional de la mas alta calidad y  quienes, por razón del trabajo a desempeñar, deben ser seleccionados de manera cuidadosa, para ello se debe hacer uso de las pruebas que hoy de manera constante se requieren para hacer una buena selección del capital humano como son las pruebas de confiabilidad, pero no solamente como uno de los  requisitos para entrar a laborar, estas pruebas deben ser corridas periódicamente para evitar fuga, manipulación y fallas en la información debidas al personal, de igual manera es  importante que se cuente con los  equipos y programas que aseguren la integridad de la información así como la copia de seguridad que sirva de respaldo de toda la información que se maneja, la identidad de las personas es una información sensible y de seguridad nacional por lo que  debe ser celosamente  resguardada por todo lo que esta implica en la vida de los ciudadanos de un país, en este tema no se pueden ni deben producir ni fallos ni errores.

TEXTO PARA COLUMNISTA