Personalidades femeninas que han revolucionado la música

Hablemos de música

Arte, expresión, anhelo, emoción, música, creación, humanidad… Mujer. ¡Feliz día internacional de la mujer, queridas lectoras! Es un día muy especial el que se celebra hoy y con ello me gustaría aprovechar la oportunidad para mencionar tan sólo algunas mujeres que de alguna forma han contribuido a la creación y el desarrollo de la música como arte y como ciencia. La música cuenta con muchas disciplinas y ocupaciones y ninguna de ellas podría existir sin sus fieles servidoras.

En las calles de Leipzig en la Alemania del siglo XIX, vivía Clara Wieck, quien más adelante fue conocida como Clara Schumann. Clara inició sus estudios de piano a la edad de cinco años y se convirtió en virtuosa del instrumento, que incluso tocó para el poeta alemán Goethe en algunas ocasiones. Clara hizo muchos tours como pianista en Europa y de inmediato llamó la atención del público. Debido a su éxito, incluso ganó un reconocimiento musical en Viena, Austria y fue denominada como “Virtuosa de la Cámara Real e Imperial”. Más adelante, se casó con el compositor y crítico de música Robert Schumann y cambió su apellido a Schumann, el cual le dio el nombre por el cual es más conocida. Esta intérprete y compositora es sobre todo reconocida por el papel que jugó durante su tiempo. El siglo XIX trajo bastantes solistas virtuosos en muchos instrumentos y su mayoría eran hombres. Clara era esposa y madre de ocho hijos y aún así logró hacer tours, vivir de su música, y ser amada y respetada por su público.

Unos años más adelante, otra Clara dominó los escenarios, pero esta vez en Estados Unidos. Se trata de Clara Rockmore, quien fue conocida por ser la primera virtuosa del theremín, un instrumento musical eléctrico. Durante los años 30, el compositor ruso Léon Theremin creo el instrumento eléctrico y de inmediato llamó la atención del público. Su ejecución por medio de frecuencias hacía el instrumento bastante complicado de ejecutar. Clara era violinista y su afinación era impecable, por lo que el theremín no fue un reto para ella. Clara se convirtió así en una virtuosa y además creó una técnica de ejecución del instrumento para las siguientes generaciones.

La música ha pasado por una larga historia que sólo sigue desarrollándose. El siglo XX fue conocido por muchos cambios estéticos en la música avant garde. Sofía Gubaidulina es un ejemplo importante de este periodo musical. Durante la atmósfera sociopolítica compleja en la Rusia soviética de los años 60, Sofía utilizó la música como su escape y la pensaba de ella como la trascendencia humana. Esta compositora se atrevió a desafiar las normas de la música y quiso darle otro enfoque y hasta una forma revolucionaria de componer. Muchas de las obras de Sofía están basadas en secuencias y patrones estrictamente pensados y en modelos y ecuaciones matemáticas.

“No soy un ángel y no pretendo serlo. Ese no es uno de mis roles. Pero tampoco soy el diablo. Soy una mujer y una artista seria, y me gustaría ser juzgada” dijo la Divina en una entrevista en los 50. María Callas fue una cantante de ópera que revolucionó la ópera y la forma en la que el repertorio para soprano debía de ser ejecutado. De padres griegos y nacida en la ciudad de Nueva York, María conquistó los escenarios de Europa y Estados Unidos. Llegó a ser conocida por su talento y amplio repertorio y se convirtió también en una personalidad muy conocida de la época. Durante muchos años tuvo una carrera muy exitosa hasta la decadencia de su salud en los 70 y una relación amorosa tóxica con el comerciante Aristóteles Onassis. Sin embargo, la Divina, como se le fue conocida, fue una revolucionaria en su época, ya que cantó con gran pasión todos sus roles en la ópera y nunca se dejó vencer por ningún reto.

En el mundo de la música sinfónica el tema de la poca participación de mujeres no es algo nuevo, sino que es un tema controversial desde hace unos años. Desde mujeres que sean miembros de algún ensamble sinfónico, hasta mujeres como directoras de orquesta, en los últimos años, ya se han visto nuevos enfoques. Y así como un director toma la batuta para hacer cambios, también lo ha hecho la mexicana Alondra de la Parra, quien se convirtió en la primera mujer en dirigir la Orquesta Sinfónica de Queensland en Australia. Y esto no es todo, ha ganado también la atención del público por su inmenso interés en la ejecución de música latinoamericana. Alondra ha dirigido muchas orquestas conocidas del mundo y ejerce también el cargo de Embajadora Cultural Oficial de México.

Y al sur de México, se encuentra un país conocido por su diversa cultura musical, que no es la excepción de mujeres revolucionando la música. Cuando tenía tan sólo dos años, Yahaira Tubac inició sus estudios en el Centro de Desarrollo Artístico Infantil en San Juan Sacatepéquez, Guatemala. Yahaira ha tenido la oportunidad de dar conciertos en su país y en otros muchos otros dentro del continente también, entre ellos: Chile, Estados Unidos, México, Panamá y Argentina. Su carisma, autenticidad y talento son tan sólo algunas de las cualidades con las que ha logrado conquistar a su público. Su repertorio abarca desde Mozart hasta Kuhlau, así como repertorio latinoamericano también. Yahaira aspira a convertirse en una gran pianista y tener muchos alumnos a los cuales pueda enseñarles a tocar el piano. Con una actitud tan positiva y un talento único, Yahaira logrará lo que sea que se proponga.

No habría forma de conocer la música de épocas pasadas si no se tuviese investigaciones, estudios, grabaciones o transcripciones. Una figura relevante en esta actividad la hizo la entusiasta musical y etnóloga estadounidense Frances Densmore a inicios del siglo XX. Desde que era una adolescente sentía una fascinación indescriptible por las canciones de la población indígena de Dakota que vivía cerca de ella. Después de sus estudios de música, trabajó como profesora de música con diferentes poblaciones indígenas en diversas áreas de los Estados Unidos y tomó la oportunidad para realizar investigaciones acerca de estos y de su música. Durante sus estudios, Frances realizó alrededor de 3,000 grabaciones de sonido en cilindros de cera para la Institución Smithsonian, que hoy representa la red más grande del mundo de museos e instituciones de investigación. En su época, aún no existía el término para su disciplina, pero Frances fue sin duda una de las primeras mujeres en el campo de la Etnomusicología.

La disciplina mencionada anteriormente se dedica al estudio de la música de las diferentes culturas del mundo. Otra mujer ejemplar dentro de ella es Mei Han, quien también es una virtuosa del instrumento musical chino llamado zheng. Mei es responsable de revolucionar el repertorio del instrumento, al igual que la técnica de su ejecución. Como intérprete es reconocida internacionalmente, ya que ha compartido el escenario con muchos artistas famosos. Su repertorio es fascinante, ya que abarca desde música sinfónica occidental, música contemporánea, música típica de su país natal y hasta música electrónica. Mei también ha hecho importantes aportes a la Etnomusicología, ya que redactó la entrada acerca del zheng en el reconocido diccionario de la música llamado New Groove Dictionary of Music and Musicians. En la actualidad, Mei es activa en la interpretación de su instrumento, al igual que como etnomusicóloga.

La música y su historia no podría existir sin sus devotos servidores y seguidores. Quise tomarme el tiempo para hacer una breve investigación acerca de mujeres que han revolucionado la música y celebrar con el ejemplo de ellas este día tan especial. Escoger a estas personalidades fue un reto grande. Ni siquiera sabía qué parámetros utilizar para hacer mi investigación, pero me concentré en las diversas áreas de la música y busqué a algunas de sus representantes. Así, me siento agradecida de tener a tantas maravillosas personalidades que han revolucionado la música y que la han hecho la disciplina que existe el día de hoy. ¡Gracias, queridas mujeres! Espero en mi corazón ser parte de esta lista algún día para Guatemala y revolucionar la música en algún grado. Con mucho cariño, saludo a todas las mujeres que lean este artículo y les deseo lo mejor en sea cual sea su ocupación. Si alguno tiene algún tema musical del cual le gustaría obtener más información, puede escribirme a mi Instagram @noackkarla.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Karla Noack

Universidad de Viena, Viena, Austria Licenciatura en Musicología Conservatorio de Viena Soprano Karla Noack, una completa entusiasta de la música y sus diversos enfoques. De la opinión que la música es un factor vital en las diversas culturas del mundo y juega un papel prioritario como medio de expresión humana. La vida no me alcanza para dedicarme a todas las ramas de la música, por lo que he escogido la ópera y la etnomusicología. Espero poder dar un buen aporte a ambas disciplinas. Soy tan sólo una chica que canta muy fuerte en la ducha y disfruta mucho de la compañía canina.