Press "Enter" to skip to content

Elecciones futuras

Petardo

La ley es una norma jurídica dictada por el legislador, es decir:  precepto establecido por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia cuyo incumplimiento conlleva a una sanción. Según el jurista panameño, César Quintero, la ley es una «norma dictada por una autoridad pública que a todos ordena, prohíbe o permite, y a la cual todos deben obediencia». Por otro lado, el jurista venezolano, Andrés Bello, definió a la ley como «Una declaración de la voluntad soberana, que manifestada en la forma prescrita por la Constitución, manda, prohíbe o permite».

En Derecho, el origen de la definición de la ley se debe a Tomás de Aquino en su Suma al concebirla como: «La ordenación de la razón dirigida al bien común y promulgada por el que tiene a su cargo el cuidado de la comunidad». La justicia tiene varias acepciones en el Diccionario de la lengua española. Es un valor determinado como bien común por la sociedad. Nació de la necesidad de mantener la armonía entre sus integrantes. Es el conjunto de pautas y criterios que establecen un marco adecuado para las relaciones entre personas e instituciones, autorizando, prohibiendo y permitiendo acciones específicas en la interacción de estos.

El voto es el acto por el cual un individuo expresa apoyo o preferencia por cierta moción, propuesta, candidato, o selección de candidatos durante una votación, de forma secreta o pública. Es, por tanto, un método de toma de decisiones en el que un grupo, tal como una junta o un electorado, trata de medir su opinión conjunta.  El voto es parte esencial en todos y cada uno de los sistemas de gobierno que se basan en la democracia. Gracias a este, se pueden tomar decisiones importantes de manera equitativa y haciendo valer el punto de vista de cada persona. Por otro lado, el voto es considerado como igual, es decir, cada voto tiene el mismo valor, sin importar quién sea el elector. Ante las definiciones anteriores El Tribunal Supremo Electoral (TSE)  es la máxima autoridad en materia electoral. Es un órgano constitucional independiente de control político, por lo tanto, no está supeditado a organismo alguno del Estado. Éste se rige por la Ley Electoral y de Partidos Políticos, Decreto 1-85 del Asamblea Nacional Constituyente, por tanto es el responsable que en estas próximas elecciones cumpla con lo que se manda en Ley y actúe con justicia, no permitiendo presiones algunas, de personas interesadas de lograr intereses no claros, que pareciera que son de no permitir que luchemos los guatemaltecos para quitar de raíz a los infiltrados en narcotráfico y corrupción.

Los que conforman el Tribunal Supremo Electoral al aceptar el cargo sabían de las presiones que se exponían, este no es momento para quejarse de las presiones que están recibiendo ya que a sabiendas se responsabilizaron de su cargo. Los Magistrados del tribunal supremos electoral tienen que ganarse la credibilidad de los guatemaltecos cumpliendo con lo que es la ley y la justicia, es decir basado en el derecho.

Por fortuna ya se escogieron las ochenta personas que conforman la junta electoral y quienes tienen la obligación de velar por la transparencia y objetividad del proceso electoral.

Esperamos que con estos personajes las elecciones den mas credibilidad y sean aceptadas por la población guatemalteca, que aun están indecisas por quien votar y esperan escuchar y ver los planes de trabajo y respectivos colaboradores de los candidatos para decidir su voto.

En este momento los guatemaltecos mayores de dieciocho años de edad aún no saben por quién votar, a excepción de los que andan ya metidos en algún partido político para obtener ya su hueso.

TEXTO PARA COLUMNISTA
%d bloggers like this: