Home > Columnas > Democracia y Democracia

Democracia y Democracia

DiviFilius

El término tiene muchas formas de definirse y entenderse.  A diferencia de ser un monolito, la democracia es un mosaico lo cual quiere decir que, tiene muchas y tantas formas de representarse.  ¿Qué quiero decir?

La democracia tiene una faceta muy básica, y la más común: la faceta electoral.  Esto hace referencia al ejercicio de cada cuatro años para elecciones generales (o intermedias según el caso) donde los votantes expresan libremente sus preferencias políticas.  ¿Es esto una parte fundamental de la democracia?  En efecto, lo es, pero no lo engloba todo.  Democracia también significa vigencia de derechos políticos, derechos que son inherentes, inalienables y anteriores al Estado:  Esto es lo que se conoce como Democracia de Poliarquía y en otros contextos, como la democracia liberal.  Es posible también conceptualizar a la democracia cual proceso completo de proveer bienestar, condiciones más que mínimas de dignidad y de allí la noción de ´democracia social´.  ¿Tiene algún sentido vivir en democracia u optar por ella si no se mejora en las condiciones materiales?  Por ello las democracias viables apuestan por bienes públicos y de gratuidad. 

Y también está, el sentido original de la democracia:  La democracia como ejercicio de diálogo, de búsqueda de la verdad,  de práctica deliberativa que cómo apunta Habermas debe ser llevado a todos los espacios sociales posibles y no solamente limitarse al proceso electoral.  La democracia, debería ser forma de vida.  Hay que dejarlo claro, no todas las sociedades son capaces de cumplir con el anterior aspecto, no todas las sociedades tienen un cultura política madura que tienda a la deliberación cual mecanismo para resolver las disputas.  Y cuando esto es así, los procesos electorales simplemente reflejan las dinámicas reales de la sociedad.

Por eso es que en términos generales, países como México o los del Triángulo Norte llevan muy mal los procesos electorales.  La violencia electoral es la regla, los homicidios de candidatos a la orden del día y la calidad del debate de político no tiende a enfatizar la discusión de la políticas pública..  Las elecciones generales se han transformado en un vil proceso de canalizar sensaciones, de promover ideas irracionales y buscar en esencia mover las emociones populares.  Pero, ¿ Es esto democracia?  En lo más mínimo.  No lo es, pero a raíz de ciudadanías pasivas y desinteresadas, la democracia se ha reducido a lo anterior.

Por ello es que, en cada proceso electoral que toma lugar resulta fundamental que la ciudadanía renueve sus votos con la democracia y con la esencia del término:  Deliberar, debatir, perder el temor a poner sobre la mesa todos aquellos aspectos relativos a la vida pública y realizar dicha discusión sin tapujos sobre los enfoques ideológicos.  De deber perder el temor a ´polarizar´.  En Democracia, hay ideologías, tienen que existir diferentes formas de ver el mundo; en democracia hay debates y son acalorados pues se defienden ideas que mueven los hilos de gobierno.  En Democracia hay posibilidad para expresar lo que se piensa.

Y este proceso electoral que está a las puertas debería simplemente recordarnos la importancia de apreciar lo que es vivir en Democracia.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: http://elsiglo.com.gt/2019/04/28/como-se-las-gastan/