Press "Enter" to skip to content

El flirteo

Conversemos Acerca De:

La primera vez que le pregunté a mi padre, qué significaba ¿flirteo?, más allá de orientarme al diccionario, me mencionó: “… algo así, como salir de “cacería”. Recuerdo que si me hubiese visto en un espejo en ese momento, mi cara debió de convertirse en un signo de interrogación. “Sí, hijo – continuó – buscar nuevas amistades femeninas”. Lo contado por supuesto, sucedió hace muchos años, pero ¿hoy en día se flirtea?, ¿es un papel dedicado solo a los varones?

Hablar de flirteo, es referirnos a: “Juego amoroso que no se formaliza ni supone compromiso”, según nuestro amigo el diccionario. El diccionario, no menciona que sea exclusivo ni para hombres, ni tampoco contempla los periodos en qué se puede flirtear. La problemática estará, en cómo abordar a la pareja. ¿Tímido o tímida?, donde  no nos creemos capaces de vencer el miedo y acercarnos a la persona que nos llama la atención o nos gusta, que por supuesto sería fatal recibir una negativa de parte de nuestro objetivo. Hay especialistas, que mencionan que existe ¡todo un código!, que debe respetarse a la hora de flirtear.

Por ejemplo: 1. Llamar la atención de la persona, ¿Cómo?  Pasándose la mano por el cabello, acomodándose la ropa; 2. Cruce de miradas (es en este punto en que el éxito empieza a asomar como una potencial realidad o a perfilarse como un rotundo fracaso), pero si se ha logra esa conexión “a distancia”, las posturas cambian levemente, como mostrando una predisposición y un aligera sonrisa asomará en el rostro de ambos. ¿Capítulo siguiente? El o la “atacante” debe establecer un diálogo con la “presa”, donde el contenido de la conversación no será tan relevante como la forma. Se debe preocupar más de la inflexión en cada frase a ser emitida, el tono debe ser suave y cordial; Le sigue, ¡Ah! El contacto físico, que deberá ser sutil, casi casual pero a la vez muy bien estudiado. Nota: Se supone que la otra parte sabrá corresponder como el o la mejor de los cómplices, de lo contrario todo queda allí y se rompe el encanto.

Pero, ¡no pierda el ánimo, sigamos! Para concluir, tenemos la llamada etapa de la sincronización, donde la pareja busca imitarse uno al otro, es decir  en cada movimiento, se ponen frente a frente, las miradas se sostienen con más naturalidad y más prolongadamente. Indiscutiblemente el temor inicial ha desaparecido. De esta manera todo queda encaminado hacia el ritual de una nueva o primera pareja, para el cual no hay edades.

¿Y cuánto demoran los pasos antes mencionado? Hay quienes consideran que la demora, es señal del fracaso, aunque debe tenerse en cuenta el factor cultural, como parte del entorno, aunque a la larga, la clave del éxito estará en, como casi todo en la vida, el ensayo y error, pero si hay “química”, posiblemente el cazador o la cazadora y presa se encontrarán frente a frente. ¿Acaso abuelita, se le olvidó flirtear? No “abue”, Don Pepe, el de la pulpería es viudo. ¡Al ataque!

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: https://elsiglo.com.gt/2019/07/22/servir-o-servil-2/

%d bloggers like this: