Day

agosto 7, 2019

EL PODER DEL CEREBRO EN LA NEUROPOLÍTICA

La ciencia lleva años abriéndose paso en el estudio de los comportamientos humanos ante situaciones y marcas políticas, como reaccionan ante sus mensajes y puestas en escena, con el objetivo de conocer mejor la toma de decisiones en todo lo relacionado con la actividad política. Es la neurociencia quien a través del neuromarketing político empieza a cambiar las decisiones de voto en campañas políticas.

El silencio como estrategia

///
Comments are Off
Se puede prever la llegada de una campaña con una izquierda defensora de los derechos y de una derecha dividida en dos, los que quieren terminar con los mismos y los que utilizarán el silencio como estrategia.

En el preámbulo de los 75 años de autonomía de la USAC

Sin duda alguna la historia de la Tricentaria y estos casi 75 años de autonomía han sido gloriosos, sin embargo las circunstancias demandan que la Carolina convoque a sus mejores hombres y mujeres, ahora que todavía están vivos algunos, cite a los que se encuentran en el exilio, a un congreso académico para repensar la USAC del 2050, una jornada de estricta academia y sociedad alejada completamente de las pasiones políticas e ideológicas.

De nuevo la CSJ, violenta la Constitución

///
Comments are Off
Solo mediante la correcta actuación de jueces honestos y dispuestos a velar por la institucionalidad del país, lograremos recuperar el Estado de Derecho, vilipendiado por fuerzas obscuras nacionales y foráneas que a base de chantajes, coacciones o persecuciones ideológicas, pretenden imponer en Guatemala una agenda global, tirana y opresora, que vulnera las garantías individuales y los valores cristianos, morales y legales que rigen la sociedad.

Guatemala frente a sus contradicciones

///
Comments are Off
Cada noche que pasa, hoy día, me hace recordar las palabras de un amigo poeta ya fallecido que exclamaba: “por si amanezco mañana”. Porque efectivamente es tal el nivel de descomposición social que pervive en nuestra sociedad, desconfianza y confrontación de unos contra otros, como si la guerra aún no hubiese terminado y ha quedado el temor que nos cubre como un manto negro de incertidumbre y perplejidad de que es lo que puede pasar con un país como el nuestro, que según mis humildes percepciones, no tiene rumbo. No veo en el horizonte una luz, ni un movimiento social, ni una figura señera en quien confiar. Parece que la descomposición también se los comió y nos han dejado huérfanos en un desierto sin agua y sin ninguna sombra.