Home > Columnas > INUTIL PARLACEN

INUTIL PARLACEN

La Picota

Muy pocas personas hemos tenido la oportunidad de echar un vistazo de cerca a las instalaciones del PARLACEN, sede Guatemala. Mucho menos conocer cómo se llevan a cabo las actividades internas.

Se sorprendería del edificio y las instalaciones donde se llevan a cabo las reuniones de los 120 diputados que lo integran. Sí, porque los gracejos que inventaron ese adefesio dispusieron que cada país aportara 20 diputados, cuando hubiese sido suficiente una representación de 5 personas por país.

Allí dentro, es como entrar en un claustro o una cárcel de máxima seguridad. Parece una cueva para hibernar, pasar el tiempo y hacerse los locos mientras reciben un sueldo por 4 años. Las curules son mesitas rectangulares con una laptop miniatura que supuestamente sirve para comunicarse. Haciendo el recorrido, noté que las sillas son de las que usan las recepcionistas. Bastante incómodas para aguantar largas horas de debate sobre los temas álgidos de la unión centroamericana. Supongo que estoy siendo sarcástica.  

En tres años, no sé si algo ha cambiado, pero hasta el personal que atiende a los visitantes parece sacado de una película de Alfred Hitchcock. Franqueando las curules de la Junta Directiva, se yerguen las banderas de todos los países miembros y observadores. Su colocación me recuerda a la época independentista.

El PARLACEN es un órgano itinerante que realiza sesiones esporádicas, rotando la sede en todos los países miembros. Asumo que los costos de traslado, hospedaje y alimentación corren por cuenta de los diputados. Es la única explicación que encuentro para justificar el salario arriba de 5 mil dólares para cada representante.

Dejando de lado nuestra ignorancia sobre los temas que discuten y su utilidad, se sabe que hay 14 comisiones estériles. Además, algunos comisionados se la pasan en reuniones del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, otra institución inútil.

El Ex presidente Martinelli llamó al PARLACEN, “una cueva de ladrones” y por eso retiró a sus representantes, pero la acción fue declarada inconstitucional porque la Corte Centroamericana de Justicia, CCJ, dictaminó que el Tratado Constitutivo del PARLACEN no indica el mecanismo para declinar la pertenencia. Costa Rica no quiso ingresar y Belice tampoco es miembro, pero hay Estados Observadores como México, Taiwán, Puerto Rico, Marruecos y Venezuela. 

¿Cuál es la hoja de ruta para salirnos? A mi juicio, se debe consultar a la Corte de Constitucionalidad, que deberá emitir un dictamen. Luego, el Congreso debe  reformar el artículo de la Constitución que avala la creación del PARLACEN. Por último, todos los países miembros deben propiciar la anulación del Tratado Constitutivo, y después, configurar un foro que favorezca la integración centroamericana, sin tanta burocracia parlamentaria.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea también: