Day

agosto 18, 2019

¿Por qué se necesita fe para agradar a Dios?

Generalmente la fe se define como la seguridad de que recibiremos aquello que anhelamos, y alcanzaremos las metas que nos hemos propuesto. El apóstol Pablo la define, en Hebreos 11, como “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”. En pocas palabras, la fe es la confianza de ver con los ojos espirituales algo irreal o ilógico y aceptarlo como una realidad.

¿Falsa Democracia?

¿Qué debe preocupar de la democracia guatemalteca? Que al momento de trascender la tercera década de vida, nos muestre un electorado apático, tan alejado del necesario debate ciudadano basado en obtener la mejor información. Y por último, que teniendo el derecho del voto garantizado, se decida no usarlo.

¡Desperezándome!

///
Comments are Off
Después repartirían, entre cómplices y algunos otros hasta sorprendidos, los beneficios de la maniobra política, para que defendieran por ellos, el asalto a la institucionalidad, a cambio de un mendrugo electoral que pudiera consumar la venta de la patria con todo y sus habitantes, que nunca suman ni cuentan.Una versión contemporánea de la Encomienda Colonial, en que se repartían los señores encomenderos, una porción de territorio, incluyendo a su gente.En el nuevo orden y la nueva democracia, mandan los procónsules designados para ejecutar la intervención, que hicieron de nuestro país, el primer intento exitoso en la región, de borrar “democráticamente” a todo un pueblo.

Lecciones electorales para políticos electoreros

///
Comments are Off
Finalmente terminó un proceso electoral bastante accidentado, atípico, insólito e inédito que incluyó entre todos los aspectos posibles la descalificación de candidatos por parte del Tribunal Supremo Electoral, la participación activa de la Corte Suprema de Justicia, las decisiones cuestionadas de la Corte de Constitucionalidad y una serie de otros factores que quedarán para la historia como el proceso electoral más cuestionado desde la era democrática y que afortunadamente se llegó a feliz término, concluyendo las elecciones que en la segunda vuelta no se pueden cuestionar ni alegar fraude alguno como muchos quisieron.

Un duro reto a futuro

Guatemala lleva varios períodos gubernamentales en los que el gobierno central va perdiendo de manera constante legitimidad ante la población y el país sumido en una crisis política que cada vez se profundiza y que, de no empezar a trabajarse con seriedad y con responsabilidad en la solución a los problemas que nos aquejan, no tardaremos como sociedad en colapsar.