Home > Columnas > 300% más cara la medicina en Guatemala

300% más cara la medicina en Guatemala

Guatemala Al Rescate

El día vienes 23 de agosto, tuve un almuerzo con un amigo y me comentó que uno de sus hijos tiene que tomar una pastilla para evitar las convulsiones, su costo, Q250.00, cuando en México ese mismo medicamento tienen un precio mucho más bajo, Q50.00, ¿Por qué en nuestro país las medicinas tienen un precio tan alto y nadie hace absolutamente nada para que estos precios bajen?

Eso me trajo a la memoria una serie de investigaciones que realizó un medio de comunicación escrito en el año 2014 quien hizo comparaciones de precios para verificar costos de productos como leche de fórmula, medicina para la hipertensión y problemas gástricos y analgésicos, lo que permitió establecer que los mismos medicamentos son más baratos en otros países de la región y México, como si en nuestro país el ingreso per cápita de la población fuera similar al de los EE. UU y pudiéramos comprar las medicinas a precios exorbitantes.

Por ejemplo, el Cataflam, que es analgésico, cuesta en el país Q213.00 pero en Nicaragua, lo mismo, se vende a Q43.85, lo que da una diferencia de 385.75 por ciento,  las 14 tabletas de Benicar de 20 miligramos, para la hipertensión, cuestan en Guatemala a Q375.00, pero en México valen Q154.05, y en Nicaragua, Q138.10, quisiera entender estas diferencias de precios y que la grandes corporaciones farmacéuticas o sus distribuidoras  nos  expliquen la lógica de estos precios sumamente altos en nuestro país y muy bajos en el resto de los países de la región y México, que tiene de especial Guatemala para que los precios sean tan altos.

En esa época la jefa de la Dirección de Atención y Asistencia al Consumidor (Diaco), el Viceministro Técnico de Salud, y el Director de Regulación, del Ministerio de Salud, acordaron  realizar acciones conjuntas, con personeros de las empresas farmacéuticas, gremiales y  pequeños productores, para que explicaran las causas de las variaciones de aumento de  precios y la razón, a la fecha no hay ninguna información de lo acordado en esa época y simplemente los precios se mantuvieron o se han incrementado, y con el aumento de los precios, las grandes corporaciones siguen  llenándose los bolsillos con ganancias exorbitantes y  nada cambió, por lo que resulta vital que el gobierno central  negocie la disminución de los precios de las medicinas porque estos afectan la vida de miles y miles de guatemaltecos. 

Hay que tomar conciencia que este es un tema sensible y complicado para quien padece cualquier tipo de enfermedad crónica o degenerativa que lo obligue a medicarse a diario, de allí la importancia del rol que las instituciones encargadas de autorizar licencias para la producción o comercialización de medicamentos mantengan un monitoreo constante para verificar los precios de las medicinas en el país.

El margen de ganancia de un buen negocio rentable como la comida servida en un restaurante es de 80% a un 120%, en cuanto a las medicinas el margen de ganancia es mayor al 300% en Guatemala, ¿Cómo es posible que se permita negociar con la salud de la población guatemalteca sin tomar las medidas necesarias para que esos precios bajen? ¿Cómo podemos hablar de conciencia social cuando se permiten esos márgenes de ganancia sabiendo positivamente que muchos guatemaltecos mueren por no poder comprar las medicinas?

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: