Home > Columnas > ¿También la PMT entre los extorsionistas?

¿También la PMT entre los extorsionistas?

///
Comments are Off

Barataria

Para nadie es un secreto que en Guatemala la segunda mayor causa de muertes detrás de las causada por armas de fuego son las que se dan por accidentes de tránsito, así lo revela las estadísticas del INACIF y lo corrobora el INE.   Por la densidad poblacional resulta evidente que la Ciudad de Guatemala es en donde ocurren más estos hechos de tránsito.  Hace unos meses se hizo viral un video en donde un conductor de transporte pesado, concretamente un Tráiler se filmaba en la carretera al Atlántico, dejando el carro sin mantener el control incluso se metía al camarote de la cabina y se acostaba, además de vanagloriarse de que iba drogado el video todavía puede verse en https://www.youtube.com/watch?v=wGHBI798aa8

En realidad la seguridad vial es muy importante, pero depende mucho más que de la reacción de la Policía Municipal de Tránsito se debe tener una política de prevención real que busque garantizar la seguridad vial minimizando  los accidentes con base a prevención y educación vial y además favorecer la movilidad.  En la Ciudad de Guatemala funciona, la Policía Municipal de Tránsito bajo la autoridad de la Municipalidad de Guatemala que se ha convertido poco a poco en un instrumento para generar ingresos a la Municipalidad más que ser un ente encargado de regular el tránsito, disponer la seguridad vial, prevenir los posibles hechos de tránsito y proveer de movilidad en la ciudad que cada día que pasa el tráfico es un caos total.

Son muchos los propietarios de vehículos que año con año, cuando van a realizar el pago del Impuesto Sobre Circulación de Vehículos, se encuentran con que tienen una, dos, tres incluso hasta cinco multas de tránsito, impuestas por Policías Municipales de Transito, sin que se hayan dado cuenta cuando se las impusieron ya que la PMT nunca les notifica ni les da derecho a defenderse, porque, muchas de estas multas son  fotografías tomadas “como prueba de que va en exceso de velocidad”, cualquier automovilista ha visto a los Agentes de Tránsito apostarse en lo oculto con unas cámaras únicamente para tomarle fotos a las placas de los carros y luego indicar que iban a 80, 90 o hasta 120 kilómetros por hora pero no se persigue al conductor para notificarle e imponerle la multa sino que la “fotografía” es la “prueba” del exceso de velocidad, nunca vemos Agentes de Tránsito perseguir a un auto que va a excesiva velocidad por la calle o a un motociclista que a veces rebasan los vehículos a  90 kilómetros por hora, pero si vemos a cada momento agentes apostados “tomando fotos a placas” de vehículos que casualmente son de modelos recientes.  Cuando hay tráfico pronto notamos que un agente de tránsito regulando el tráfico pero en realidad está causando un cuello de botella no sé si se regula el tráfico con criterios y estudios de movilidad o únicamente lo hacen porque deben de poner en uno y otro lugar a los agentes porque siempre se ven den los mismos cruceros todos los días, inaudito.

Además de ellos los Agentes de Tránsito se han convertido en verdaderos “cobradores municipales”, hacen sus retenes y paran a los automovilistas no revisan si llevan extintores, triángulos, si las llantas están lisas y deben cambiarlas, no revisan si las luces del vehículo funcionan correctamente, ni siquiera si el conductor va hablando por el celular pegado a la oreja ni verifican si llevan cinturones de seguridad que talvez deberían ser funciones preventivas, pero su consigna es ver si se ha pagado el Impuesto de Circulación de Vehículos, porque de no haberlo hecho hay una remisión que pagar.  Además verifican si tiene alguna multa pendiente de pago, pese a que nunca se le ha notificado al propietario del vehículo de dicha multa, pero en el retén que curiosamente está cerca de una agencia bancaria, los Agentes de Tránsito ilegalmente le retienen la licencia de conducción al piloto (aunque no tenga ninguna sanción pendiente de pago, cuando la Ley de Transito indica claramente que se puede retener la licencia cuando el titular tenga al menos tres multas pendientes de pago), además de eso le amenazan con llevar el vehículo al predio municipal (cuando la Ley de Transito indica que el único que puede ordenar enviar un vehículo a un predio por multas no pagadas es el Juez de Asuntos Municipales) y que para evitarse eso le dicen “vaya al banco, deje su carro aquí y cuando haya pagado traiga el depósito y le devolvemos los documentos del vehículo y su licencia y se puede ir”.  Esto no solo es ilegal, sino que además es una extorsión en el sentido literal de la palaba.

Los agentes de tránsito que están en retenes tienen “cuota fija” de multas que imponer por día, lo dicen abiertamente ellos cuando uno les pregunta incluso más de uno me ha dicho personalmente que necesitan imponer 70 multas. Así las cosas, estamos no ante un cuerpo especializado de tránsito que busca prevenir accidentes y garantizar la seguridad vial y la movilidad, sino ante un cuerpo de extorsionistas que incluso llegan al colmo de amenazar con imponer multas de Q.1,000.00 a quien se atreva a discutirles porque se les ha enseñado, y así lo dicen abiertamente que ellos son la autoridad y que las multas que se imponen deben pagarse sin discusión alguna y que Dios libre al que caiga en un retén porque o paga o paga, puesto que ellos están para recaudar dinero a “TU MUNI” que tiene un aparato de extorsión para ingresar dinero violando garantías fundamentales como el derecho de defensa ¿Qué defensa puede haber para un conductor que en un retén de PMT le dicen que tiene tres multas que le aparecen y que si no paga le quitan los documentos del vehículo, su licencia y su vehículo va a un predio municipal en ese momento?  Por supuesto no tiene ningún derecho más que la obligación de pagar aunque las multas hayan sido inventadas por un Agente de Tránsito que le faltaban imponer multas para cubrir su cuota.

He sido crítico de la administración municipal de la Ciudad de Guatemala que desde tiempos de Arzú, Berger, García-Gallont, Arzú de nuevo y Quiñonez actualmente; porque son el mismo grupo que ha detentado la Municipalidad de Guatemala desde hace más de treinta años, un grupo sin visión urbanística, los problemas de movilidad que tenemos son problemas que ellos no previeron, porque viven pensando en hacer pasos a desnivel, como si ello resolviera los problemas de trafico, administrando los recursos municipales a su sabor y antojo, otorgando plazas a diesta y siniestra y ahora utilizando un cuerpo policial de tránsito como un grupo de extorsionistas para agenciarse más fondos, so pretexto de cumplir la ley pero que en realidad no cumplen su función, por eso y muchas otras cosas es que en la Ciudad de Guatemala, la seguridad de transito es un chiste de mal gusto, la movilidad es el eterno calvario de los guatemaltecos a diario que pasan entre una hora a tres horas en tráfico para ir a sus trabajos y regresas a sus casas y la prevención en materia de transito solo existe en las señalización, porque de las personas que están como Agentes de la Policía Municipal de Tránsito  lo único que vamos a esperar es que nos impongan multas que nunca vamos a saber que tenemos pero que al caer en un retén en verdad “Que Dios nos agarre confesados” porque hay que pagar las multas  cual si fueran extorsiones.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: