Home > Mirilla indiscreta > ¡VIVA GUATEMALA!

¡VIVA GUATEMALA!

///
Comments are Off

Mirilla Indiscreta

Todos los quince de septiembre, para amanecer el día 16, el imponente zócalo mexicano, equivalente a nuestra plaza central, en el balcón principal del Palacio Nacional, el Presidente , justo a las doce de la noche, haciendo acopio de toda su energía pectoral, grita tres veces ¡VIVA MEXICO!, ¡VIVA MEXICO!, ¡VIVA MEXICO!

Y el pueblo en medio de campanadas que saturan el ambiente, responde a cada provocación patriótica con una generosidad que concentra las entrañas de un pueblo con historia… que conoce su historia.

De un pueblo, que cada vez que alza con orgullo su pabellón y entona su himno, vibra al recordar, que esa fecha sagrada fue el resultado de una lucha popular que le costó sangre… mucha sangre… y que creó una identidad nacional que invoca a sus héroes y sus batallas.

Conocen la razón de ser de su lucha, que sigue siendo la misma, aunque inconclusa, siempre pendiente, condenada a ser interpretada y ejecutada por políticos, que regularmente, han transformado los sueños populares en pesadillas concretas, llenas de lacerantes realidades y perpetua agonía.

Frente al interés de comprar y ampliar su hegemonía, los poderosos guerrean y dominan a los débiles, compran territorios con todo y sus gentes, se vuelven insaciables…necesidad vital de los imperios… ¡Compran!…¡Amenazan!…¡Dominan!

Como contraparte… siempre encontrarán un político, que tranza a su pueblo… ¡Qué vende los sueños de su pueblo!…

¡Lo grave!… ¡Lo inaudito!…¡Lo imperdonable!…¡Que le borran los sueños a la gente!…¡Que la confundan!…¡Y la vendan como baratija!…¡Con todo y su tierra!

¡Todos los imperios necesitan territorios!, poco les importa que sean países y mucho menos les importa su gente.  Responden únicamente a la necesidad estratégica y geopolítica de su propio crecimiento y defensa de sus intereses.

Si naciste en un imperio, hoy o hace siglos, ¡Estarás en lo correcto!… ¡Si actúas así!.

En ese caso ¡Mantenerlo constituye tu elemental obligación de poderoso!

La historia de la humanidad, es la continuada guerra sin fin de la humanidad, por la dominación de la propia humanidad.

La compra-venta de países y naciones sin contar con la opinión de sus habitantes, es la repetida historia de la humanidad que envuelta en guerras sucesivas, termina errante por el mundo, al que le imponen o quitan fronteras a discreción de los poderosos.

¡Compraron Texas! ¡Cedimos el Soconusco, el sur de Campeche y Chiapas! ¡Vendimos Belice!

Recién esta semana, le quisieron poner precio a Groenlandia en un espacio de paz entre dos aliados, que hoy, enojado el promitente-comprador, como reacción hepática, canceló su viaje al supuesto vendedor, que humillado, no quiso ponerle precio a una parte de su territorio.

… ¿Y…la gente?… ¡Dirían los cínicos!

¡Se perdieron la oportunidad de ser ciudadanos del imperio!

¡Seguramente habrá alguien, en la muchedumbre, que alegue y se enoje porque no lo vendieron como parte de su territorio!… ¡Y el colmo! …¡Haga causa política de su miserable espíritu de vende-patria!

¡Siempre habrá gente así!

¡Qué consciente o inconscientemente se transforma en mercancía y se pone precio! ¡Y transforma en causa política… la traición o deserción a los principios!.

¡Alinearse con los intereses de los poderosos, siempre será políticamente correcto… como por arte de magia dejan de ser intereses… dejan de serlo, y los vuelven principios… y los traidores y vende-patrias, se transforman en patriotas!

Ahora, Mexicanos y Guatemaltecos, nos encontramos en vísperas del septiembre común.

Nuestros vecinos del norte, sobreviviendo a los intereses mesclados con los de Estados Unidos de América, como dos economías poderosas que recuerdan con matices de heroicidad, que Pancho Villa llenó de tiros la ciudad fronteriza de Columbus y en venganza el General Pershing se internó en territorio mexicano para capturarlo.

Rivales por historia y aliados inevitables por el peso de la dependencia mutua.

Dos vecinos que sonríen… poniendo el dedo pulgar entre el índice y el medio para enseñárselo cada vez que pueden.

Los mexicanos con un orgullo rebosante que no es suficiente para darle de comer a sus emigrantes.

Por el otro lado, los Estadunidenses, que decidieron desde que ocuparon su inmenso territorio y lo liberaron a sangre y fuego de los Europeos, llamarse América, y al hacerlo, engulleron simbólicamente al resto del continente, del río grande hacia el sur.

Emigrantes que nos hicieron migrantes en nuestro propio continente, y ya como potencia, en inquilinos de territorios, sin voz ni voto sobre sus intereses como imperio.

Guatemala, cabeza de una subregión geopolítica (Centro América) a la que no le permiten terminar de nacer.

Nos prefieren parcelas, con nombres de países, con fines de ubicación geográfica y de contabilidad.

Con ese antecedente, ahora, incluso México, nos ve como extensión de su territorio, además de uno que fue nuestro: Esclavos, haciendo esclavos.

¡Cada Feudo con su porción extendida de tierras y esclavos!.

¡Esclavos de Esclavos!

Descolonizar Guatemala y Centro América, será la dura tarea de las generaciones de hoy, que en lugar de ver hacia el norte o hacia el sur, deberán conocer y amar su propio ombligo.

Hoy por hoy, somos producto de una conspiración consumada, a costa de nuestra dignidad y soberanía, de intereses  confrontados, que nos quieren como ejemplo.

Naciones Unidas y su liderazgo coyuntural e histórico tratando de imponerse, como la potencia universal que subyugue a las potencias nacionales.

¡Vaya batalla de gigantes!

Frente a semejantes monstruos, en nuestra minada realidad geopolítica, tenemos que confiar en el surgimiento de un David que pueda enfrentarse a dos Goliat al mismo tiempo.

Y ese David además de la protección divina tiene que buscar un aliado imprescindible que se transforme en la honda prodigiosa que pueda lidiar con los gigantes.

Y creo firmemente, que ese aliado portentoso tiene que ser la Educación Emergente, que le permita en este momento histórico, de tránsito a una nueva etapa de la humanidad, incursionar con éxito en la era del conocimiento.

¡Educarse para liberarse!… ¡Educarse para hacerse socio del futuro!… ¡Educarse para ver el pasado como historia y no como ideal del presente!

¡Ese es el reto de nuestro tiempo!… ¡El de los Estadistas y cada vez menos, el de los guerreros!.

¡Tecnología y computadoras en lugar de ametralladoras!

¡Paz en lugar de confrontación!

¡Y lo único que se necesita es decisión!

¡Más que vende-patrias y oportunistas!

¡La patria necesita pizarrones!…

¡Necesita de Sueños!

¡En lugar de pesadillas!

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: