Press "Enter" to skip to content

El Amazonas arde, Petén también

Lugar Hermenéutico

En los días recientes hemos visto escenas apocalípticas de los incendios en la parte sur del continente.  Se han viralizado las imágenes de le selva del Amazonas ardiendo en llamas y la reacción del mundo ante esta tragedia global.

Cabe destacar que los incendios forestales se han convertido en un serio problema de nuestro tiempo, es recurrente escuchar noticias de Norteamérica, España, Francia, Chile, en Sudáfrica, Australia, lugares en los cuales anualmente asolan millones de hectáreas de bosque y cobran numerosas vidas.

Guatemala tampoco es ajena a esta problemática, cabe recordar la tragedia boscosa que se suscitó en el año 1998 en Peten y como las autoridades del Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP) afirmaron para este año 2019 una temporada alta de incendios forestales.

Cada Estado de acuerdo a sus circunstancias afronta esta problemática, sin embargo, en la mayoría cada vez se asignan más recursos y es recurrente la aplicación de nuevas tecnologías para la detección temprana con sistemas que delatan el humo durante el día y el calor durante la noche, esta es una valiosa estrategia para los equipos encargados de la extinción.

De acuerdo con una reciente investigación del diario Prensa Libre, de noviembre de 2018 a junio de 2019, en nuestro país se registran un total de 1,044 Incendios Forestales, 366 no forestales, contabilizando más de 47,000.00 Hectáreas afectadas, más de la mitad de ellas en el departamento de Peten.

En un país donde casi el 33% de su territorio se encuentran bajo el resguardo del Sistema de áreas protegidas, la prevención y el fortalecimiento de la capacidad de respuesta para extinguir los incendios forestales deben ser una política clara de acción del Estado.

Más allá de la institución que tenga a su cargo las labores de coordinación en la prevención y en la respuesta, debe enfocarse el mayor esfuerzo en la anticipación  de estos, principalmente con los medios que la tecnología pone hoy al alcance en lo respectivo a la teledetección, por mencionar un ejemplo.

Lo que no se vale es ver como anualmente nuestros bosques se esfuman a causa de esta problemática y estar únicamente prendidos de las redes sociales para lamentar lo que sucede con los bosques.

Sociedad civil, autoridades municipales y gobierno central debemos sumar esfuerzos de forma preventiva para evitar que el 2019 sea recordado como el año en que más hectáreas de bosque se perdieron en el país ante la mirada indiferente de la población.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor:

%d bloggers like this: