Mirilla Indiscreta

¡Temerario el plazo de seis meses en la transición!

¡Hoy lo que parece cangrejo, mañana puede ser un camarón!

Diseñado, el plan, para instalar un régimen bien trabajado desde hace muchos años.

Se les traspapeló el guion, pero solo cambiaron a los actores, la ficha ya estaba echada, la invasión de Guatemala, era decisión y acción consumada.

Constituía la culminación de un esfuerzo continuado que olía a pescado rancio, perfumado con poder, aderezado con moneda extranjera e impuesto con la maestría, del que sabe como manipular un pueblo.

Han comprobado que un pueblo inculto no clama por un maestro que le enseñe y que lo eduque, prefiere al charlatán, que cultivándole el morbo, le ofrece en carne viva, al culpable de sus penas, preparando el escenario, de una farsa final, en que libra al mercenario, y lo cambia por el calvario de un designio fatal.

Esa es la historia triste de un pueblo muy engañado, al que dan gato por liebre, a cambio de su libertad, qué transan su territorio, le burlan sus elecciones, le roban sus ilusiones y se ríen en su cara.

Es la historia de un pueblo que olvidó su historia y vejado en su memoria lo insultan sin miramiento, abusando de su ley, violan su ordenamiento , rompen la Constitución y le imponen decisiones, orinándose en las urnas ¡Pudriendo sus elecciones!

Lograron suplantar al Estado Guatemalteco, por un andamiaje de instituciones pegadas con goma y pagadas con privilegios a quienes sin mayores resistencias se plegaron al malvado plan.

Doce años ha costado esa toma del Estado guatemalteco.

Doce años en que evidenciaron la fragilidad de toda nuestra estructura ética, institucional, social y política que creíamos inexpugnable.

¡Ni castas, ni élites, ni etnias, ni pueblo, ni muchedumbre ni gente, fueron suficientes para atajar la avalancha de la intervención!

¡Los ricos… ricos, se hicieron socios sin resistencias, sin blasones ni pedigrí!

¡Se autoproclamaron culpables, sin conocer el delito, los declararon confesos a cambio de inmunidad!

¡Inmunes sin ser culpables, impunes por sus pecados de falta de humanidad!

Los jueces hicieron fila, procurando su boleto para estar en el jolgorio de la subasta patria.

Ese Juez que daba castigo y cárcel ¡La inocencia no contaba! Con inmoralidad pagaba, el prestigio pasajero de aparecer en la prensa como hidalgo y justiciero.

Vendiendo la judicatura, se enriquecieron de fama ¡Más vale la fama en mano! con estulticia pensaron ¡Que miles de reconocimientos por su lealtad a la ley!

¡Mercaderes sin mercado! a su fama se agarraron, y hoy sin más pena que vergüenza ajena, credenciales presentaron ¡Queriendo ser Magistrados!

¿No fue suficiente acaso, el precio que les pagaron por transar con la justicia y vender a su país?

¡Pero la fiesta sigue, al fraude que doce años les costó  preparar! ¡Ahora que por la patria se decidió aceptar: ¡Que pase la segunda vuelta! ¡Que se olvide la primera! ¡Y para sellar su trabajo ¡Los señores magistrados de la impunidad, declaran: ¡Como bien electos! ¡Diputados inventados! Además de ¡Partidos cancelados!

¡Si aguantaron la primera vuelta! ¡La segunda duele menos!

¡En repúblicas bananeras! ¡Mucho les gusta el banano! ¡Se lo tragan por la boca! Y si no… ¡Bienvenido por el ano!

¡Pero sigue la fiesta sigue… nadie puede protestar…!  ¡Si es en contra del comunismo! ¡Preferimos aguantar primeras y segundas vueltas…! ¡Diputados Alcaldes y Funcionarios… aunque nunca hayan ganado!.

!Solo hay que preguntar! ¿A quién hay que preguntar?… En todo este enredo patrio, ¿Quién será el nuevo patrón? ¡De estos dóciles esclavos que además de Presidente se mueren por tener un amo!

¡Pero la fiesta sigue! ¡Sigue la siguanaba asustando!

Dos presidentes que mandan: uno, que dicen que piensa, que puso al otro…Y ese otro que en público le reclama: ¡O me enseñas lo que haces o no acataré lo que hiciste!  ¿Si piensas que me pusiste? ¡La cabeza te traiciona! ¡Porque yo estoy aquí!  ¡Gracias a la señorona! ¡Que a la gente ahuyentó muchísimo más que yo!

¡Qué temerario el plazo! ¡Mucho tiempo falta para pagar, el número de la lotería! ¡Que le cayó finalmente, a quién no se lo esperaba!.

¡Larga la espera!

Muchos premios menores no se llegarán a pagar, vendiéndolos antes de tiempo, el tiempo los obligó, a devolver el dinero de un premio que no se sabe si finalmente llegará.

¡Lotería pasada no es pagada!

¡La patria seguirá su rumbo, con presidente, sin presidente, con diputados sin diputados, con alcaldes sin alcaldes!

¡Los que mandan, viven por otros lares!

¡El país seguirá recibiendo el sol hasta que el sol exista, aunque ya no exista el país!

¡Todo seguirá un rumbo…! ¡Bueno…o…malo…pero seguirá!

¡Lo bueno y lo malo solo son categorías temporales, pero no son el tiempo!

¡Los aullidos de los lobos fueron sustituidos por los de las ambulancias… se mueren los enfermos pero las enfermedades continúan…!

¡Muchas las inventan en laboratorios diseñados para el bien donde se cultiva la muerte!

¡En la temporalidad de mis escritos, se consume mi patria, pero no la patria!

¡Me consuela pensar que Guatemala, es muchísimo más que todos nosotros juntos!

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: