Home > Columnas > Perdiendo mi fe

Perdiendo mi fe

Emunah

¿Puede recordar alguna tormenta en la vida que haya desafiado su fe, y le haya hecho cuestionar sus creencias? Considero que todos levantaríamos las manos ante esta pregunta; ya que es natural que cuando somos abrumados por el dolor, el sufrimiento y por las injusticias de la vida, cuestionemos el amor y la justicia de Dios.

Buscar respuestas a nuestras preguntas no es malo, el conocimiento es saludable para nuestro desarrollo y crecimiento. Dios entiende nuestra confusión, nuestras luchas y debilidades por eso prometió estar con nosotros siempre, perdonarnos, guiarnos y fortalecernos a través de su palabra. Cuando nuestra fe es confrontada, produce paciencia, perseverancia, madurez espiritual y una mayor confianza en Dios.

Sin embargo, debido a que miramos las cosas desde una perspectiva pecaminosa, terrenal y limitada algunas veces terminamos flaqueando en nuestra fe. Esto le pasó a Marty Sampson, el cantautor del conocido grupo Hillsong United; quien recientemente declaró estar perdiendo su fe, haciéndose algunas preguntas que dejan ver su inconformidad.

¿Cuantos predicadores caen? Muchos, y nadie habla de eso contesta él mismo. El hecho que inicie su cuestionamiento con esto podría indicar que es la razón principal por la que empezó su crisis de fe. Ante eso sólo puedo decir que muchos lideres cristianos nos han fallado y varios han sido expuestos públicamente. Lamentablemente aquellos que más admiramos, igual que nosotros, son sólo seres humanos imperfectos, con una tendencia a cometer graves errores; por lo que la Biblia nos aconseja a poner nuestra mirada en Jesús, y no en los hombres.

Prácticamente todos los personajes bíblicos en cierto momento fracasaron ante Dios y se encontraron en situaciones sin salida; pero consiguieron salir adelante con la ayuda de Dios y se convirtieron en ejemplos de fe y perseverancia. Somos seres humanos disfuncionales en reparación, por eso necesitamos de Cristo Jesús quien nos muestra el camino, la verdad, y empieza a transformarnos para vivir la vida que nos fue robada por medio del pecado. Un salvador que por gracia, no por méritos propios, nos regala la salvación.

¿Cuantos milagros suceden? No muchos replica Marty. En forma general podría decirse que un milagro puede ser cualquier tipo de suceso sorprendente, maravilloso o fuera de lo común. Es tan subjetivo, que lo que para mi es un milagro, quizás para usted no lo sea. En mi caso, un milagro no tiene que ver con muertos resucitando físicamente, sino con aquellos que han resucitado interiormente y han nacido de nuevo a través de la fe en Jesucristo.

¿Por que la Biblia está llena de contradicciones? Profundizar en esto sería tan extenso que nos traería muchos debates. Lo cierto es que la Biblia no es la razón del problema; ya que la mayor parte de su contenido es claro, directo y práctico. Se cae en estas aparentes contradicciones debido a que cada quien sostiene su punto individualista y la saca de contexto para probarlo. La Biblia tiene que ser entendida a través de su contexto y para esto debe ser estudiada a profundidad y de una manera muy objetiva.

No debemos sacar conclusiones apresuradas, ni tomar versículos individuales para interpretarla. Aunque no tenemos todas las piezas del rompecabezas; y algunos pasajes son difíciles de comprender; la misma es bastante clara para quienes tienen sed de aprender. Así que afirmar que está llena de contradicciones, es ignorar la realidad que el mensaje básico y central de la Biblia es de una claridad incuestionable.

Tengo que reconocer que Marty ha hecho preguntas validas para todos aquellos que en algún momento hemos tenido dudas de nuestra fe, y creo incluso que es parte de lo que Dios espera de nosotros; que preguntemos y confrontemos nuestra fe para crecer espiritualmente y así tener una relación genuina con él. David pasaba tiempo inquiriendo en el templo de Dios, y Job no entendía por qué Dios permitía que él sufriera, y cuestionó las razones por las que Dios lo hacía.

Pero ninguno de ellos se quedaron ahí, sino que buscaron honestamente a Dios hasta que llegaron a conocer su amor y grandeza. Job dijo “de oídas te conocía, más ahora he llegado a conocerte”. David, un guerrero valiente y lleno de fe, un adorador conforme al corazón de Dios perdió el gozo de su salvación a causa de sus pecados. ¿Qué hizo para recuperarlo? Buscó a Dios, y clamó por piedad.

Aunque vivamos momentos tristes, obscuros, y nos sintamos sucios y pecadores, o lleguemos al extremo de que dudemos de nuestra fe nunca nos alejemos de su Presencia, sólo en él hay salvación. Pese a que dudemos al ver los vientos y tormentas a nuestro alrededor, y nos hundamos por falta de fe, como le pasó a Pedro al caminar sobre el agua, clamemos “¡Señor, sálvame!”.

Avivemos nuestra fe creyendo fielmente en la Palabra de Dios y amémoslo con todo nuestro corazón, alma y mente. Aferrémonos a nuestra fe aunque se nos vaya la vida en ello; ya que morir en Cristo es ganancia. “Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. Mira si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno” (Salmos 139:23-24).

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: