Press "Enter" to skip to content

La CICIG comenzó mal

Pluma Invitada

La Cicig la hicieron personas de ultra-izquierda para darle poder e inmunidad, sin cheques y balances, sin pesos y contrapesos, y nunca pusieron mecanismo alguno que pudiera impugnar las decisiones.  Es decir, la Cicig fue diseñada para que fuera toda poderosa e impune y no nos extraña que los tres comisionados hayan abusado de su uso. Casi cualquier persona con tanto poder va a abusar absolutamente del mismo.

En lo personal me quejé de la intromisión de Iván Velásquez al cometer el delito de tráfico de influencias por llegar al Congreso y presionarnos para aprobar las Reformas Constitucionales. Lo demandé penalmente, como tenía inmunidad diplomática por la Convención de Viena me quejé contra él con el Secretario General de la ONU. Esta persona de apellido Guterres, ex-presidente de la Internacional Socialista, supuestamente afín a Velásquez, a quien se asocia con las Farc colombiana, ni siquiera me respondió.

De esta manera Iván Velásquez abusó de su inmunidad convirtiéndola en impunidad.  Al estar de la mano con la agenda ultra-izquierdista porque sólo persiguió a diputados de derecha y ninguno de la izquierda fue corrupto, precisamente la corrupción que intentamos erradicar de Guatemala.  Su compadrazgo con la corrupta y prófuga de la justicia, Thelma Aldana, pasará a la historia, así como su relación con el ex-embajador y de ultra-izquierda Todd Robinson.

Aún y cuando las personas que dirigieron esta institución hubieran resistido la tentación del mandato que les dio tanto poder, este documento permisivo estaba destinado al fracaso y mucho del desempeño negativo de la CICIG se debe al mandato que daba un cheque en blanco para realizar persecución penal contra las CIACS pero lo que menos hicieron los  comisionados fue perseguir CIACS, realizaron actos tan contrarios como promover Reformas Constitucionales en favor de la jurisdicción indígena, algo racista, y encarcelar perversamente al hijo del Presidente por un delito patrimonial y sólo con la finalidad de doblegar al ejecutivo.

La Cicig comenzó con el pie izquierdo, falsa e impune y lo que comienza mal, termina mal.

TEXTO PARA COLUMNISTA
%d bloggers like this: