Home > Nacional > Militares sobrevivientes de ataque de terroristas relatan su historia

Militares sobrevivientes de ataque de terroristas relatan su historia

///
Comments are Off

Los militares que sobrevivieron a la emboscada ocurrida el martes en El Estor, departamento de Izabal, relataron hoy las horas de tensión, angustia y dolor que padecieron cuando un grupo armado disparó contra una patrulla conformada por nueve soldados y ultimó a tres de ellos en la aldea Semuy II.

El infante de primera, Edgar Domingo Caal, dijo que jamás olvidará lo ocurrido el 2 de septiembre pasado. “Los soldados no merecían morir así. Nosotros corrimos entre el monte y nos escondimos para salvar nuestras vidas”, recordó este viernes acostado en una cama del Hospital Militar.

“Pasamos 72 horas en la selva, sin comer. Han sido las horas más dolorosas de mi vida. Un compañero y yo tomamos agua con lodo para que nos diera fuerza y así escapar de un grupo que nos perseguía”, comentó con la voz entrecortada.

Caal mencionó que después de sufrir en la jungla junto a otro soldado, ambos llegaron al punto donde un helicóptero lo rescataría pero la aeronave no los vio.

“Cuando se fue el helicóptero pensé que íbamos a morir porque no aguantábamos el hambre y estábamos cansados. Le pedimos a Dios y él nos escuchó porque no estábamos haciendo cosas malas”, expresó a la Agencia Guatemalteca de Noticias (AGN).

En los momentos de angustia pensaba en su familia y ello per permitió seguir adelante. “Dios me dio una segunda oportunidad para seguir adelante y aquí estoy. Jamás voy a olvidar esto”, afirmó visiblemente afectado emocionalmente.

Herido por la espalda

El infante de marina Denis Alberto Xo Bolom, quien fue impactado por varios disparos hechos por un grupo de hombres armados, mencionó que la patrulla militar buscaba una pista de aterrizaje clandestina cuando pobladores les preguntaron qué hacían en el lugar.

“Estábamos hablando con la gente cuando salió un grupo armado. Me dispararon con una escopeta y un fusil. Me hirieron en la espalda, la cabeza y los brazos. Salimos corriendo pero nos persiguieron. Nos dispararon por la espalda”, afirmó.

El marinero de primera Erwin Coy Méndez recordó que los hombres armados llegaron y les apuntaron. “Sin mediar palabra le dispararon al sargento Isaías Caal con una escopeta. Ese fue el primer disparo que hubo, le dispararon en la cara”, detalló.

Añadió que “se me fueron encima” y lo despojaron de su arma. “Yo estaba atendiendo a una señora herida cuando me empezaron a disparar. Yo corrí y el entrenamiento me sirvió para escapar”, indicó en el centro asistencial.

Después se escondió en la montaña y esperó el anochecer para caminar hacia un poblado cercano. Cuando estaba sólo, en la oscuridad, pensó en su esposa y sus hijos, eso le dio fuerza para salir del lugar.

“Caminé siete horas y media. Pensé que no volvería a ver a mi esposa e hijos. Sentí un gran alivio cuando me rescataron. Nosotros estamos para ayudar al pueblo”, subrayó mientras se recuperaba en una cama del nosocomio.

Lea también: