Home > Columnas > El acoso sexual universitario

El acoso sexual universitario

///
Comments are Off

Barataria

Recientemente se publicó una encuesta realizada por la AEU sobre el acoso sexual en la Universidad de San Carlos de Guatemala, que reveló que casi 9 de cada diez estudiantes ha sufrido algún tipo de acoso sexual.  Lo relevante de este estudio resulta ser que un 33% manifestó que el acoso sexual en cualquiera de las formas posibles que viene desde tocamientos, “nalgadas” hasta propuesta viene de profesores universitarios y que un 15% de los mismos proviene de profesores auxiliares.  Es decir que casi un 50% de los mismos viene de quienes están llamados a enseñar lo cual no deja de ser sorprendente.

En las universidades guatemaltecas y en especial la USAC hay historias de historias sobre la forma en que muchos catedráticos han “presionado”, pero en verdad han acosado a alumnas con el objeto de pasarles un curso, o “ayudarles” con una nota.  Esto es deleznable desde cualquier punto de vista, pero el hecho de que esta encuesta se haya revelado deberá ser causa para que las autoridades de la USAC tanto del Consejo Superior Universitario como de las Juntas Directivas de cada Facultad y Centros Universitarios puedan tomar acciones trascendentales para que esto no ocurra como suele suceder.

Existe un pecado original de esta causa y lo revela el hecho de que en la USAC existen muchos profesores “interinos” es decir que no son profesores titulares, porque las autoridades de las facultades no desarrollan verdaderos concursos de oposición para nombrarles y de allí que muchos profesores en algunos casos solamente imparten clases un semestre.  Debería crearse un código de ética para profesores con sanciones ejemplares y que se disponga la forma en que deberá existir el trato entre alumnos y profesores para no incurrir en tipos de chantaje que no son parte de la academia pero que se dan porque como profesor universitario que soy he oído historias de historias, ciertas o no; lo importante resulta que la encuesta realizada a 700 alumnos revela que si hay casos de acoso y lo interesante de estos resulta ser que muchos de los encuestados indicaron que el lugar en donde más se produce este tipo de conductas desviadas resulta ser, con una paradoja impresionante el aula escolar es decir en donde se reciben e imparten clases.

El acoso sexual no es solamente un hecho propio en las actividades de la universidad, se produce en muchos ambientes, sin embargo en la universidad debería ser combatido puesto que quienes lo han sufrido no merecen que, encima del esfuerzo por estudiar una profesión universitaria, resulten catedráticos depredadores que lo que buscan es satisfacción perversa de egoísmos encima de la labor más sagrada que es transmitir conocimiento.  Estoy seguro que estos casos de acoso sexual no solamente ocurren en la USAC, habrán otras universidades pero debería de tomarse cartas en el asunto, códigos de ética de profesores, nombramiento de comisiones o de un defensor del estudiante que haga que cada estudiante tenga voz para denunciar y que siendo ciertas las acusaciones, que habrá que probarse se puede librar a los centros académicos de este flagelo.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: