Home > Columnas > Hablando de empleo

Hablando de empleo

Tanmi Tnam

Se habla de empleo como aquella oportunidad que tienen las personas para disfrutar de un trabajo digno que les permite hacer uso de sus competencias personales para la ejecución satisfactoria de actividades que forman parte de las responsabilidades a asumir. Cuando se trata de trabajos formales, el trabajador obtiene una remuneración y algunos incentivos como por ejemplo la capacitación en servicio, el pago de seguro en salud y bonos que establece la legislación laboral. En Guatemala, es conocido por todos que en la realidad hay una alta cantidad de personas que no cuentan con oportunidades de trabajo ya sea por falta de educación, ausencia de habilidades para trabajos especializados, la educación no genera el perfil que necesita el mundo del trabajo, las oportunidades se concentran en microrregiones debido a las condiciones con que cuenta el país o las empresas no cuentan con capacidad para ofrecer más empleos. Con la remuneración, el trabajador debe obtener como mínimo el dinero que le sirve para conseguir comida, servicios de salud, suficiente educación para las hijas e hijos, comprar un terrenito y construir casa para la familia. Con el trabajo, las personas y las familias pueden trazar metas a mediano y largo plazos con la idea de superar los efectos de la pobreza y de la extrema pobreza. De esta manera, la población con un empleo digno, tiene oportunidades de contribuir a disminuir males como la vagancia y la delincuencia.

La población del área rural tiene poca educación, falta de fuentes de trabajo y no hay cómo producir algo más para sobrevivir, entonces opta por abandonar el lugar de nacimiento para emigrar a otras partes en búsqueda de trabajo. Así, mucha gente emigra para las grandes ciudades, especialmente a la ciudad capital.  Allí se concentra un gran grupo de personas que al final se dedican a trabajos informales y con pocas probabilidades para el desarrollo familiar. El trabajo informal recibe a diario muchas personas que se dedican a ofrecer mano de obra barata por lo que se exponen a condiciones complejas, especialmente el caso de los jóvenes que son presa disponible para integrarse a grupos delincuenciales.

Las mujeres y los jóvenes, son sectores que cuentan con poca o ninguna posibilidad de contar con un trabajo regular debido a falta de oportunidades y no se cuenta con las competencias especializadas que requiere el mundo de hoy. En el país, el trabajo por tiempo limitado también está disponible para pocas personas por ejemplo para atender la cosecha en empresas que ocupan mano de obra por pocos días y que no llenan las respuestas a muchas necesidades con que cuentan las personas y las familias.

La generación de empleos depende de las políticas y los programas de gobierno para todo el país, con estrategias y espacios bien distribuidos para los más pobres de manera que puedan ocuparse a cambio de alguna remuneración que permita transformar mínimamente las condiciones de empobrecimiento en que viven. La empresa privada también debe contemplar el fomento de oportunidades de trabajo, ubicar fuentes de empleo en distintas regiones del país para regionalizar los puntos de desarrollo que provoquen los cambios hasta llegar a mejores condiciones de vida de amplios sectores que por el momento están al margen.

Estamos frente al cambio de gobierno y se espera que el plan de desarrollo con que cuentan las nuevas autoridades concrete los ofrecimientos acerca de más empleos para muchos guatemaltecos y guatemaltecas. Sin empleo el desarrollo queda lejos y seguiremos hundidos en exclusión, más pobreza y conflictos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más del autor: