Home > Columnas > De regreso al pasado

De regreso al pasado

///
Comments are Off

Políticamente Incorrecta

Bueno… resulta que se fue la Cicig, y el mismo día el conocido comandante guerrillero César Montes con su ejército rojo, ejecuta a tres soldados brutalmente por entrar en sus dominios. Luego, vuelven a circular vídeos de años atrás, pero de esta época de “post guerra” en la que claramente queda en evidencia que en varias regiones de la Franja Transversal del Norte del país hay grupos paramilitares que se creen los gobiernos de la zona. Que aduzca que la población siente temor cuando pasan los soldados es una gran falacia, porque para empezar, las comunidades tienen militares que se han aliado al Ejército Rojo.  Segundo, el Ejército está conformado por oficiales jóvenes indígenas, en muchos casos, oriundos de la misma región. Tercero, el Ejercito puede patrullar el país en tiempos de “paz”, los que no tienen justificación alguna de existir son los guerrilleros. Eso de que otros ejecutaron a los soldados, que aduce como pretendiendo lavarse las manos, se contradice ya que él siempre ha dicho que tiene la zona bajo su control. Ahora, gracias al Estado de Sitio sabia y valientemente solicitado por el Congreso, impuesto por el Presidente Jimmy Morales en la zona, se sabe que siembran mariguana, como se vio en diversas fuentes en redes sociales.

Es triste ver que por el abandono y desdén que han sufrido nuestros militares y ex patrulleros luego de haber dado su vida peleando por nuestra libertad, se ven en la necesidad de aliarse a gente podrida como César Montes o de quién les pague. Esa gente valiosa, que debimos honrar como veteranos de guerra, tiene familias que alimentar. Es culpa de todos los que lo hemos permitido que esos oficiales, héroes de guerra, hoy hayan debido aliarse al narcotráfico. Y quienes se oponen a la Ley de Reconciliación Nacional que vendría a mitigar esa necesidad que tiene, es obvio que apoyan la narco-guerrilla.

De quienes nos hemos querido informar es conocido que grandes reservas o buzones con armamento no fueron entregadas por las organizaciones terroristas cuando Minugua supuestamente debía supervisarlo. Ametralladoras pesadas PKM, fusiles de francotirador Dragunov, fusiles AK 47, lanzacohetes LAW de 66 milímetros de fabricación estadounidense, lanzacohetes RPG2 y RPG7, fusiles Rugger Mini 14, AR-15 y M-16, además de granadas de mano de fabricación rusas. Todo eso, y más, tienen los grupos paramilitares guerrilleros vigentes en el país desde hace años. Y CICIG, buenas noches. Cabe resaltar que Jean Arnault, que era el Representante de Minugua encargado de supervisar la entrega de armas terroristas en nuestro país, no cumplió su misión. Casualmente, para quienes aún creen en la ONU, fue enviado a Colombia con el mismo objetivo. Igual que Ernesto Brunori, ex delegado de ONU para derechos humanos, conocido aliado de la guerrilla en Guatemala y de las FARC, ahora está también en Colombia. No creo en las casualidades. Es obvio que no es ninguna casualidad el nuevo levantamiento en Colombia, en Guatemala y me he enterado que también en Venezuela se están armado para fastidiar a Bolsonaro, financiados por Maduro.

Lo venimos diciendo varios desde hace años, la guerrilla, al no poder tomar el poder por vía de las urnas, se iban a ir a las armas.

Aplaudo la medida del gobierno actual de cerrar la Embajada en Suecia. Suecia y Noruega, además de los Demócratas estadounidenses y algunos incautos en Canadá son la principal fuente de ingreso para los parásitos oenegeros que viven del conflicto. No se necesita ser un genio para darse cuenta de que a esa gente jamás le ha convenido la paz, porque dejan de justificar su existencia.

Una paz ficticia, que es lo que tenemos. El finado Presidente Don Alvaro Arzú, hombre patriota que amó Guatemala, posiblemente asesorado por los ex guerrilleros Eduardo Stein, Frank LaRue y Gustavo Porras, en un afán de poner fin a un conflicto y que en Guatemala entrara la prosperidad, aceptó firmar esa paz que jamás fue ratificada por el Congreso. Para rematarla, el mismo pueblo dijo NO a los Acuerdos en un Referéndum. Es decir, NO TIENE SUSTENTO LEGAL (lo pongo así para que quede claro). Por lo que todo lo que se nos ha impuestos estos años en cumplimiento con esos acuerdos es una farsa, ilegal, abuso e imposición de la izquierda, única ganadora de esos Acuerdos. Para rematarla, todos los millonarios resarcimientos que hemos pagado con nuestros impuestos tampoco tienen sustento legal. Que nos vieron “la cara…” nos la vieron. Pienso que es hora de despertar para que haya justicia, no venganza, como bien lo dijo el Presidente del Congreso, Lic Alvaro Arzú Escobar.

Así que en este contexto celebraremos nuestras fiestas patrias. Aplaudo las demostraciones de civismo y patriotismo, que tanta falta nos hace, para entender que los guatemaltecos somos “hijos valientes y altivos, que venera(mos) la paz cual presea” y que “antes muertos que esclavos” seremos.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora: