Press "Enter" to skip to content

La información en el siglo veintiuno

Nueva Sociedad

Un producto fundamental del siglo veintiuno es la información. Es abundante y gratuita. La revolución tecnológica de finales del siglo veinte es su contexto. Esta transformación tecnológica afectó muchos aspectos de la realidad, sobre todo a la educación y a la economía. En la economía se pasó de la era industrial a la era informática. La producción industrial surgió en el siglo XVIII para superar la escasez de bienes de consumo de las personas. Se le denomina producción en serie por las grandes cantidades de bienes que generan las máquinas, y por las largas jornadas de trabajo que consume. Con la revolución tecnológica durante la década de los años ochenta del siglo veinte, en los Estados Unidos la producción se transformó hasta llegar a ser exponencial. Se le ha denominado la producción de la abundancia y ha provocado un cambio histórico que aún está en expansión a nivel global. Es un nuevo esquema productivo en donde los conceptos de trabajo, oferta, demanda y fluctuación de precios han tenido una transformación. Con la producción tecnológica el concepto de trabajo se ha transformado. A este fenómeno se le ha denominado info capitalismo.

El info capitalismo, además del uso de las máquinas para aumentar la productividad aumenta la ganancia y disminuye la cantidad de trabajo necesaria para la producción de la información y del  costo de cada programa o de cada la aplicación. Y a su vez, la utilidad deriva de que la información es usada para hacer funcionar las maquinas, para diseñarlas y para fabricarlas.

Para esta revolución el conocimiento se volvió fundamental en la producción que se  conoce como  info tecnología. Es el resultado más reciente de un proceso de innovación que se ha prolongado durante los últimos dos siglos y medio. Lo novedoso es que la información le inyecta una nueva dinámica a todo el proceso productivo. Lo diferente es que su producto, que es la información, puede ser gratuito. Esto le da un carácter social a la tecnología como es el uso y aplicación del software sin costo algún, solo se copia y se aplica. La producción de un programa informático es durable y permanente, no se acaba cada vez que se utiliza. Puede ser duradera indefinidamente. Aunque puede llegar a ser obsoleto por la aparición de nuevos programas más avanzados. La aplicación de estos programas siempre es posible, si se tiene el soporte físico para funcionar. Pueden seguir siendo operativos por mucho tiempo, sin tener que comprarse de nuevo.

El costo del diseño se paga sólo una vez, no cada vez que se utiliza, con “el costo de producir una aplicación o un programa informático se reduce el costo medio o los medios en los que se almacena o por los que circula: el disco duro o la red de fibra óptica” (Mason Paul, 2019). Lo que si se podría pagar es el costo de las actualizaciones de mejora y del mantenimiento. Pero estos costos caen a un ritmo acelerado, como puede constatarse en los siguientes tres casos: 1. El costo de grabar un millón de transistores en un pedacito de silicio ha descendido de un dólar a seis centavos de dólar en un plazo de diez años. 2. El costo de un megabit digital ha caído de un dólar a tres centavos, y, 3. En el año 2.000, el costo de un megabit de banda de mil dólares llegó a los veintitrés dólares. Es una caída exponencial la que reciben los precios de la info tecnología básica. El avance tecnológico se da a un ritmo que es nuevo en la historia, es sumamente rápido y no presenta signos de estancamiento. Es comparada con el ritmo y aumento que experimentó en el pasado la electricidad, hasta llegar a todo el mundo.

La naturaleza de la información es inmaterial, pero va ligada a una representación física, el procesamiento de la información consume energía. Por lo tanto se tiene que afirmar que la información es un producto que consume  energía y que existe en forma de materia. Los bits ocupan espacio en la realidad, funcionan con electricidad y son almacenados en algún lugar. Pero todo lo anterior permite afirmar que el resultado de un proceso informático es cualitativamente diferente al industrial. Su naturaleza es distinta si se compara con la era industrial. Una cosa que lo diferencia del proceso fabril es que  la cantidad de trabajo, y por lo tanto su precio, son mucho menores y a veces insignificante. Esto hace que una máquina sustituya trabajo humano calificado y que la nueva información que produce una computadora tenga un valor de uso mucho mayor al de sus componentes.

Lo fundamental es que el acceso al conocimiento puede ser gratuito porque parte del valor que se aporta se puede obtener de forma gratuita. Y por lo tanto tiene un carácter social -público- colectivo, no individual o privado. Es incluyente y masivo que lo convierte en algo abierto para cualquiera que quiera acceder a él. Y los usuarios, sin cobrar, envían sus datos, opiniones y reacciones que pueden ser reutilizados para la mejora de los productos informáticos. Toda la mejora en el conocimiento es posible aplicarla en todas las máquina, en cualquier lugar y tiempo. Y es inmediata.

TEXTO PARA COLUMNISTA

Lea más de la autora:

Comments are closed.

%d bloggers like this: