¡Corto pero duro!

Frente a la supuesta amenaza totalitaria, se toleró el fraude, la imposición de resultados electorales ajenos a la voluntad popular, y designación de parlamentarios impuestos por el poder de los interventores sobre sus vasallos. ¡Pero no les ha sido suficiente…! ¡Lo quieren todo!